Contexto Político ¿Quién será el mandamás en la 63 Legislatura local?

Compartir

Por Efraín Flores Iglesias

Ganar la mayoría de los distritos electorales es el principal objetivo, tanto del partido en el poder como la oposición. Y se entiende. En el Congreso local es donde se discute y aprueba el presupuesto de egresos que envía año con año el titular del Poder Ejecutivo estatal, y es también donde se aprueban o no las cuentas públicas de los tres poderes públicos de la entidad (Legislativo, Ejecutivo y Judicial).

“Quien logre el control político del Congreso local, ¡ya chingó!”, me comentó hace unas semanas en el café un controvertido ex legislador. ¡Vaya que sí!

Además, el Congreso –o la “casa del pueblo” como le llaman algunos demagogos– es la caja de resonancia donde convergen los grandes problemas sociales que afronta el pueblo de Guerrero, el lugar o espacio en donde se presentan, reciben, discuten y aprueban iniciativas de ley.

Ser diputado es un privilegio y una oportunidad para crecer políticamente. Es un privilegio no por las jugosas dietas y otros emolumentos que perciben mensualmente, sino para representar a miles de guerrerenses y alzar la voz desde la tribuna cuando algo está mal.

Todos los gobernadores hacen hasta lo imposible para que sus partidos ganen la mayoría de los distritos electorales en disputa. Aunque en los últimos tres años, a la mayoría les ha salido el tiro por la culata.

Y al no tener mayoría en los Congresos, los gobernadores tratan de llevar la fiesta en paz con el grupo parlamentario que lleva las riendas del Poder Legislativo; y si hay resistencias recurren a una práctica del viejo sistema político: la cooptación.

La mayoría de los gobernadores salientes del PRI y del PAN no les resultó complicado cooptar a legisladores de Morena con tal de que sus iniciativas y nombramientos de titulares de órganos “autónomos” fueran aprobadas. El fin justifica los medios.

En Guerrero, por ejemplo, Morena ha tenido mayoría simple y absoluta en la LXII Legislatura. En el discurso y ante los medios de comunicación presumen ser férreos opositores al PRI, pero antes de la elección del 6 de junio aprobaron diversas iniciativas y propuestas (nombramientos de magistrados y del titular de la Comisión Estatal de Derechos Humanos) que envió el gobernador Héctor Astudillo Flores. Y ahora que ganaron la gubernatura marcan su distancia de él. ¿Muerto el rey, viva el nuevo rey?

La mayoría de los legisladores salientes de la mal llamada Cuarta Transformación, así como los que rendirán protesta como integrantes de la próxima Legislatura, provienen del PRI y del PRD, institutos políticos del que ahora reniegan y golpean mediáticamente.

Héctor Astudillo, así como todos los gobernadores de su partido, prefirieron cuadrarse con el presidente Andrés Manuel López Obrador para no ser perseguidos políticamente al dejar el poder. Y es válido. ¡Salvar el pellejo es primero!

Bueno, es lo que parece. El intercambio de elogios entre Astudillo y AMLO cuando éste realiza giras a Guerrero, lo dice todo.

Los legisladores de Morena no se mandan solos. Tienen un amo que les truena los dedos para que se disciplinen. De hecho, no tienen líder al interior de su bancada, sino un coordinador (cuatro en menos de tres años); un coordinador parlamentario (Alfredo Sánchez Esquivel) que no sabe coordinarse ni él mismo y que hizo trampa para obtener una diputación plurinominal.

Si AMLO les ordena que no le provoquen problema a su amigo y aliado Astudillo, los señores diputados de Morena obedecerán sin chistar.

En la pasada elección, Morena ganó la mayoría de los distritos locales, por lo que presidirá nuevamente la Junta de Coordinación Política (Jucopo).

La pregunta es: ¿a quién obedecerán ahora, a Félix Salgado Macedonio o a su hija Evelyn Cecia Salgado Pineda, quien cobrará como gobernadora a partir del 15 de octubre?

Por cierto, cuatro diputados electos, de 22 que tendrá Morena en la LXIII Legislatura, no pertenecen al grupo de Salgado Macedonio, sino al de Pablo Amílcar Sandoval Ballesteros, quienes ya se declararon en rebeldía. ¡Zas!

Hasta el momento, los morenistas no han decidido quién será su coordinador parlamentario. El único que ha levantado la mano es José Efrén López Cortés, mejor conocido como “Chegüeño”, ex alcalde de Azoyú y con experiencia legislativa y administrativa.

Astudillo dejará muy pronto el poder. Hay quienes lo ven como miembro del gobierno federal por su disciplina ante el presidente. ¿Será?

Ojalá los próximos legisladores de Morena no sean tan ignorantes ni insensibles como la mayoría de sus compañeros que se van.

En el Congreso local se requiere mucho diálogo y construcción de acuerdos, pero, sobre todo, un líder que llame a la unidad y a la armonía.

ENTRE OTRAS COSAS… El Tribunal Electoral del Estado (TEE) declaró infundada la impugnación que realizaron el PRI y el PRD en contra de la gobernadora electa, Evelyn Salgado Pineda, validando de esa manera la elección del pasado 6 de junio y confirmando el triunfo de Morena.

El ex candidato de la coalición “Va por Guerrero” (PRI-PRD), Mario Moreno Arcos, al enterarse de la resolución de los magistrados electorales, adelantó que analizará el acuerdo y definirá si acude a la siguiente instancia: el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF).

Comentarios:

E-mail: efrain_flores_iglesias@hotmail.com

Twitter: @efiglesias

 

Comentarios

comentarios