Contexto Político. Morena: pésimo desempeño en la LXII Legislatura

Compartir

Por Efraín Flores Iglesias

—————–

Por más que el presidente de la Junta de Coordinación Política (Jucopo) del Congreso local, J. Jesús Villanueva Vega, manifieste que la bancada de Morena –a la cual pertenece y encabeza desde el pasado 13 de enero– “le apuesta a la producción legislativa” y que “están dispuestos” a dialogar para llegar a acuerdos, lo cierto es que miente.

Morena no le apuesta a la producción legislativa, sino a los pleitos estériles, la falta de rendición de cuentas claras y al circo legislativo.

A pesar de que al inicio de la LXII Legislatura tenía 24 integrantes, la bancada morenista no fue capaz de ejercer su mayoría. Por el contrario, se dividió en dos bloques: sandovalistas y nuñistas. Y esa situación lo aprovecharon muy bien las bancadas del PRI y del PRD que, pese a sus diferencias políticas e ideológicas, se unieron para armar un fuerte bloque opositor y así cuidar la gobernabilidad y armonía en el Poder Legislativo.

La LXII Legislatura pasará como una de las más improductivas de la historia de Guerrero, ya que la mayoría de los 22 legisladores de la mal llamada “Cuarta Transformación” (4T) les quedó grande el cargo. Y Villanueva Vega –su coordinador parlamentario–, peor aún: pasará a la historia como un soberano cobarde y enemigo de la transparencia y rendición de cuentas claras, ya que le temblaron las corvas para auditar a sus predecesores en el cargo (Pablo Amílcar Sandoval Ballesteros y Antonio Helguera Jiménez), quienes a principios de este año fueron señalados –por los propios diputados de Morena– de incurrir en graves irregularidades financieras.

Recordemos que al asumir la Presidencia de la Jucopo, Villanueva Vega se comprometió en solicitar una auditoría a Sandoval y a Helguera. Pero incumplió. Y lo que es peor: mantuvo en sus cargos a Vianey Guadalupe Valderrábano Sagrero y a Netzahualcóyotl Bustamante Santín como directora de Comunicación Social y secretario de Servicios Administrativos y Financieros del Congreso local, respectivamente, dos cuestionados personajes y que forman parte de la servidumbre política de Pablo Amílcar Sandoval.

Ojalá los 22 legisladores morenistas aprovechen muy bien sus cargos de aquí al 31 de agosto de 2021, fecha en que concluye el periodo para el que fueron electos. Tal vez uno que otro logre reelegirse, especialmente aquellos que no abandonaron sus distritos y que consolidaron estructuras.

En 2021 ya no habrá efecto AMLO ni mesías que les haga campaña como ocurrió en 2018.

En las próximas elecciones habrá un voto de castigo para aquellos legisladores de la 4T que hayan pasado de noche en el Congreso local. Al tiempo.

PORFIRIO, LEGÍTIMA ASPIRACIÓN

El diputado federal por Morena y ex presidente de la Cámara de Diputados, Porfirio Muñoz Ledo, irá por la presidencia nacional de su actual partido y será el próximo martes 8 de septiembre cuando registre su candidatura.

Así lo dio a conocer este viernes el portal informativo “La Silla Rota”, que también señala que el experimentado legislador tendría el apoyo de Bertha Luján, Ifigenia Martínez y Martí Batres Guadarrama, para disputar la dirigencia nacional del partido fundado en 2014 por el presidente Andrés Manuel López Obrador.

De confirmar y ganar la elección, don Porfirio se convertiría en el político que ha sido líder del PRI, PRD y Morena.

Su aspiración es legítima. Y no se trata de un político improvisado, sino de un hombre con amplia experiencia política y uno de los militantes más cuerdos de Morena.

ENTRE OTRAS COSAS… Sería un grave error y una pésima señal política que la LXII Legislatura local le entregue la presea “Sentimientos de la Nación” al subsecretario de Salud del gobierno federal, Hugo López-Gatell, tal y como lo propone la bancada morenista.

Lo comento porque el funcionario federal de marras ha tenido un mal desempeño como responsable de la estrategia contra la pandemia del Covid-19 en México.

Lo justo es que la presea “Sentimientos de la Nación” sea entregada el próximo 13 de septiembre a los trabajadores, médicos y enfermeras del sector Salud que han estado en la primera línea de atención a pacientes de coronavirus y que diariamente arriesgan su vida, como lo propuso hace unos días el diputado del PRD, Celestino Cesáreo Guzmán.

Hugo López-Gatell no merece dicho galardón, ya que le fallaron sus pronósticos y que hoy por hoy más de 60 mil mexicanos han muerto a consecuencia del Covid-19.

Comentarios:

E-mail: efrain_flores_iglesias@hotmail.com

Twitter: @efiglesias

 

Comentarios

comentarios