Policías desarticulan fiestas mientras ola de secuestros se desata en Acapulco

Elementos municipales y marinos desarticulan reuniones donde acapulqueños se reúnen a departir a pesar de la pandemia.

Compartir

Acapulco, Gro., a 20 de junio del 2020 (Síntesis de Guerrero). – Mientras elementos de la Guardia Nacional, la Marina Armada de México, policías estatales y municipales han implementado operativos armados para desactivar fiestas, reuniones privadas y a quienes departen con alegría a pesar una pandemia mortal que ellos no creen en su existencia, una ola de secuestros se abate sobre Acapulco, ante la ausencia de esa vigilancia policiaca desviada contra la alegría.

«Estimados amigos y amigas. Ayer, a las 22 horas en Caleta, cuatro delincuentes secuestraron a mi hija Fernanda. Sus secuestradores la amenazaron con matarla exigiéndole que se desnudara para violarla. En un descuido de sus captores se les escapó, corrió y se arrojó a los riscos, rodó hasta llegar al mar, nadó con desesperación durante dos horas hasta que unos pescadores la rescataron, la llevaron a tierra firme, la entregaron con hipotermia a las autoridades y la internaron en el hospital Santa Lucía donde està siendo atendida de raspaduras, lesiones, contusiones múltiples y dislocación de su rodilla derecha, para ser intervenida en quirófano. Agradezco a todas y a todos su noble solidaridad.
Cuídense, los demonios andan sueltos»

El párrafo anterior corresponde a lo que redactó y compartió, en grupos de Whatsapp, el ex gobernador de Guerrero, Rogelio Ortega, luego que su hija, Fernanda, fue víctima de un secuestro por cuatro individuos, en la zona de Caleta. La valiente chica aprovechó un descuido de sus captores y logró escapar.

Desafortunadamente, la suerte de la señorita Ortega no la han tenido al, menos otros diez jovencitos y jovencitas, quienes, en la última semana, han sido secuestrados o, sencillamente, han desaparecido sin dejar rastros.

Al conocerse de la noticia del infortunio que sufrió la familia del ex gobernador, amigos de redes compartieron similares experiencias de hechos en los barrios La Guinea, El Mesón, El Teconche, Tambuco y La Bodega, en lo que, al parecer es el mismo modus operandi de una célula compuesta por cuatro jóvenes bien armados, y muy violentos, quienes, inclusive, se han metido a las casas de su víctimas para robarles y llevarse a sus jóvenes hijos.

— «Al de la tienda 24 horas se lo llevaron y lo mataron porque no pagaron. Al hijo de la que vende comida en el Malecón lo secuestraron. A la casa de N…, empleada municipal, se metieron, les saquearon la casa y se llevaron a sus cuatro nietos que no aparecen porque no pagaron. ¿»Qué está pasando?», son algunos de los mensajes que aparecen en grupos de whatsapp por parte de acapulqueños encerrados a quienes, además de la pandemia, les acompaña ahora el pánico por la seguridad de sus hijos y nietos.

El plagio de la hija del ex gobernador animó a otras personas a compartir sus experiencias, a pesar del miedo que tienen a sus plagiarios quienes les han amenazado con que si los denuncian volverán para  asesinarlos. ¿Las autoridades? Andan persiguiendo borrachines felices que no creen en la letalidad de la pandemia.

Operativo sorprende a 193 ciudadanos que desafían al COVID-19

Mientras el pánico se suma a la pandemia, el gobierno municipal de Acapulco presumió, en un boletín oficial, que durante un operativo que inició el jueves y culminó en las primeras horas de este viernes, autoridades municipales dispersaron a 193 personas que no acatan las recomendaciones sanitarias de evitar actividades recreativas en el espacio público, guardar sana distancia con otras personas, así como usar cubrebocas y gel antibacterial, para evitar contagios de SARS-Cov2, virus causante de la enfermedad COVID19 que ha provocado la muerte, hasta este viernes, a 375 personas en Acapulco.

Los operativos municipales son reforzados por elementos de la marina, policías estatales y municipales armados y equipados para enfrentar a bandas criminales similares a las de los secuestradores, aunque, en ésta ocasión, enfrentan a felices acapulqueños que no creen en la pandemia.

Comentarios

comentarios