El temor a la reactivación

Compartir
Carta Paramétrica
Estimados amigos, colegas y usuarios, Parametria les hace llegar el siguiente análisis cuyo esfuerzo tiene los siguientes propósitos:
1) Contribuir en el análisis de temas sociales de interés público,
2) Generar información para académicos, medios de comunicación y consultores,
3) Proveer información relevante para tomadores de decisiones de política pública en el ámbito gubernamental y empresarial.
Derechos Reservados © Parametría, S.A. de C.V., Calle Benjamín Hill No. 185, Colonia Hipódromo Condesa, C.P. 06170, México D.F. 2020. La información o resultados presentados a continuación pueden ser libremente publicados, citados y, en general, usados, siempre y cuando se cite la fuente de este estudio. 
Favor de enviar todos sus comentarios a: 
carta@parametria.com.mx 
PARAMETRIA
(+ 52) 55 26 14 00 89 
El temor a la reactivación
En la opinión de la Organización Mundial de la Salud (OMS), la decisión de reactivar la economía en México no es una buena idea en estos momentos. Para la OMS no es oportuna esta decisión en ningún país en el que la curva de contagios y muertes causadas por el covid-19 va en nivel ascendente. Todos los modelos desarrollados prevén que esta medida incrementará aún más las cifras de contagios y decesos. Uno de los estimados más precisos, realizado para distintas naciones, ha sido el del analista de datos independiente Youyang Gu, quien calcula que en México llegaremos a 132 mil muertos para el 1 de septiembre. La reapertura económica podría incrementar esta cifra.

Algunos indicadores muestran que más allá de las decisiones que tome el gobierno, un porcentaje significativo de ciudadanos no está dispuesto a tomar el riesgo que implica la reactivación. México junto con Brasil y la India son los países donde se registra mayor temor por regresar a las actividades cotidianas que realizaban antes de la pandemia, de acuerdo con la última medición de IPSOS. En este grupo de países el temor parece más que justificado.

Sin embargo, en otros países donde se registra un temor muy alto son Corea del Sur, Japón, Reino Unido y Estados Unidos. Es revelador que aún cuando para este último grupo su curva epidémica ya es decreciente, el temor por la reactivación económica continúa. Es decir, su temor parecería injustificado.

En un tercer grupo de países, la reactivación no genera temor. En China, Italia o Francia, los entrevistados perciben un riesgo mínimo en adoptar tales medidas. Si bien en todos los países encuestados aún persisten casos de contagio, el miedo por la reapertura no parece corresponder a los datos fácticos de contagios o muertes.

Más allá de si se justifican o no estos temores, éstos representan una de las mayores limitantes para la “vuelta a la normalidad”. Para el ciudadano promedio, las decisiones de gobierno son sólo una pieza de información más entre la numerosa cantidad de mensajes que recibe diariamente. El bombardeo mediático, y la cantidad de datos que circulan en redes sociales, son algunos de los factores que parecen dar sustento a estos miedos.

Las personas esperan el fin del periodo de cuarentena y pasar a construir lo que ahora llaman la “nueva normalidad”. Con el fin de entender qué sectores podrían sufrir impactos significativos por los cambios en el comportamiento de las personas, antes y después de las medidas de mitigación, Parametría indagó los cambios de una serie de actividades. En general, tareas como ir al supermercado, usar el transporte público, ir a la peluquería o estética y asistir a reuniones sociales, eran y seguirán siendo las más realizadas según los mexicanos entrevistados. En contraste, ir a conciertos o festivales, asistir al estadio o visitar museos, eran y seguirán siendo las menos realizadas según los resultados.

Sin embargo, los datos muestran también una importante disminución de todas las actividades después de la cuarentena. Por un lado, el turismo (salir de vacaciones), el entretenimiento (ir al cine) o el comercio de alimentos (comer en algún restaurante) son algunos de los sectores que muestran el mayor porcentaje de cambio respecto a los entrevistados que ya no realizarán la actividad tras la pandemia, aún cuando sí la hacían antes de ésta. Por otro lado, actividades culturales (ir a museos), religiosas (ir a misa) o de movilidad (usar transporte público) son las que registran la menor tasa de cambio.

Este registro de los cambios en los patrones de comportamiento se registra en el aumento y disminución de la realización de ciertas tareas, relacionadas directamente con esta crisis en salud. Las acciones vinculadas con el contacto físico como dar abrazos o saludar de beso serán realizadas con menos frecuencia una vez se levanten las restricciones de distanciamiento social. En contraste, acciones relacionadas con una mejor higiene y bienestar personal como lavarse las manos y alimentarse bien adquieren mayor protagonismo en el quehacer diario.

Si bien las presiones económicas ya son más que evidentes, aún nos encontramos en un momento crítico de la pandemia y se prevé lo peor para los próximos meses. Aunque la población ya se muestra seriamente preocupada por el desarrollo económico tras la cuarentena, la salud sigue siendo un tema de preocupación. Incluso en aquellos países donde la curva epidémica ya está decayendo, la percepción de miedo sigue latente entre la ciudadanía. Por ello, parece comprensible que no obstante la presión económica en nuestro país, la población aún se muestra temerosa por salir de su confinamiento.

 

 

 

Nota metodológica: Encuesta vía telefónica en CATI en modalidad HOME-CATI (llamadas realizadas desde casa). Representatividad: Personas de 18 años en adelante residentes en territorio nacional. Población objetivo: personas de 18 años en adelante residentes del país con un número celular disponible. Número de entrevistas: 400 encuestas. Fecha de levantamiento: 24 al 27 de mayo de 2020. Nivel de confianza estadística: 95 por ciento. Margen de error: (+/-) 4.9 por ciento. Diseño, muestreo, aplicación de entrevistas y análisis: Parametría SA de CV. Método de muestreo: aleatorio simple.

Comentarios

comentarios