Médula. Devuelvan al pueblo lo ahorrado

Compartir

Por Jesús Lépez Ochoa

Llama la atención que el diputado Moisés Reyes Sandoval dude qué vaya a pasar “con los ahorros que hay en el Congreso”, en lugar de tener la certeza de que éstos serán devueltos al pueblo bueno y sabio de Guerrero al que pertenecen esos recursos públicos no gastados gracias a la nueva austeridad republicana.

No creo, sería impensable, que pretendieran desviarlo para financiar las aspiraciones políticas de algunos personajes por ser candidatos a gobernador, alcalde, diputados federales, etcétera, y ser enviados “al basurero de la historia” y peor aún ¡al carajo! A donde ya les advirtió el presidente Andrés Manuel López Obrador que se irán…. Y vino a decírselos a Guerrero.

El Poder Legislativo por primera vez en su historia presume un ahorro proyectado en unos 50 millones de pesos según lo que informó el todavía presidente de la Junta de Coordinación Política Antonio Helguera Jiménez el pasado 12 de noviembre en una reunión con Protagonistas del Cambio Verdadero en Zihuatanejo.

La cifra es una estimación del 10 por ciento del presupuesto anual de 524 millones de pesos del Congreso. Nadie ha visto tal ahorro pero ha tenido peleando un par de meses al grupo mayoritario y varios meses más a los representantes de los demás partidos políticos pidiéndole informes al presidente de la Jucopo sin obtener respuesta.

Al único que debe conocer el monto real Antonio Helguera le canceló el poder de firma con el pretexto de desacatar el pago de incremento salarial a los trabajadores, el secretario de Servicios Financieros y Administrativos Netzahualcóyotl Bustamante Santín. Anteriormente eran del mismo clan, el de los Sandoval, que junto con el de la familia Núñez se dividen el control de la fracción de Morena.

Hay que recordar que Helguera llegó al cargo en sustitución de Pablo Amílcar Sandoval Ballesteros actual delegado federal y aspirante a candidato a gobernador, quien en los tres meses que estuvo al frente del Congreso no logró ahorros significativos que le permitieran una bolsa similar a la que hoy se afirma existe.

Al contrario el Congreso cerró el año 2018 (la presente Legislatura inició el 1 de septiembre de ese año) con un sobregasto de 109 millones de pesos más de lo presupuestado.

Lo que más parece preocupar ahora a su primo el diputado Moisés Reyes Sandoval es qué va a pasar con los 50 millones que al parecer este año si se juntaron y en cuyo destino, precisamente, parece radicar el fondo real de la disputa actual por el poder de la bancada morenista.

Moisés hace mal en expresar públicamente su incógnita ya que da fuerza a rumores que justifican la rebelión de Helguera en su presunta negativa a desviar el dinero ahorrado hacia una especie de “cochinito” financiero de las aspiraciones políticas de algunos personajes, principalmente de sus compañeros que piden su cabeza, y que incluso algunos de los movimientos de personal que aplica unilateralmente serían para protegerse de no verse involucrado en algo así.

Pero sobre todo porque en un Congreso presidido y controlado por una mayoría emanada de Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), no debería existir la más mínima duda, y menos en el primo de la secretaria de la Función Pública Irma Eréndira Sandoval Ballesteros, de que ese dinero del pueblo pudiera ser desviado para otros fines.

Digo, para reintegrar un recurso público no ejercido no es necesario legislar la creación de un Instituto Para Devolver al Pueblo lo Ahorrado ¿O sí? Hay que practicar la buena economía moral señores diputados.

Comentarios

comentarios