Contexto Político; ¿Cómo le fue a Florencio en el Congreso?

Compartir

Después de que el gobernador Héctor Astudillo Flores rindiera su cuarto informe de gobierno ante el Pleno del Congreso local, los diputados como Poder Legislativo tienen la facultad y obligación de analizar detalladamente el documento. Y para ello, el informe es analizado ante los titulares de las dependencias e instancias del gobierno del estado, para que asistan a mesas de trabajo o ante el Pleno y resuelvan cada una de las dudas u observaciones que los diputados tienen.

A dicho procedimiento, en el que los funcionarios del gobierno estatal asisten para rendir cuentas y explicar a detalle el informe del gobernador ante los diputados en el Congreso, se le llama glosa.

Recordemos que el documento que contiene el IV informe de labores del gobierno de Héctor Astudillo Flores, fue entregado el pasado 8 de octubre por el secretario general de Gobierno, Florencio Salazar Adame, y recibido por el presidente de la Mesa Directiva del Congreso local, Alberto Catalán Bastida.

Durante la entrega del documento también estuvieron presentes el presidente de la Junta de Coordinación Política (Jucopo), Antonio Helguera Jiménez; los coordinadores parlamentarios del PRI y del PRD Héctor Apreza Patrón y Celestino Cesáreo Guzmán, y los representantes del PT y del PVEM, Leticia Mosso Hernández y Manuel Quiñonez Cortés.

En ese entonces, Salazar Adame manifestó que el gobernador Astudillo estaba en la mejor disposición de acudir al Pleno el 17 de octubre y dirigir un mensaje a la sociedad, además de escuchar las posturas de los coordinadores de fracción y representaciones de partido.

Y así fue. El gobernador Astudillo acudió la mañana del jueves 17 de octubre a la sede del Poder Legislativo para informar del estado que guarda la administración pública estatal.

Veinticinco días después (11 de noviembre) y luego de una intensa sesión, los integrantes de la LXII Legislatura local acordaron llamar a comparecer a los miembros del gabinete estatal, a partir del 26 de noviembre, para que amplíen la información expuesta en el IV informe de labores.

El primer convocado fue Florencio Salazar Adame, quien acudió, escuchó y respondió los duros cuestionamientos del PRD, del PAN y de algunos legisladores de Morena.

Antes de dar lectura a la memoria de sus actividades, el funcionario ofreció una disculpa al Pleno del Congreso local, por haber calificado como “mediocre” a la designación de los recipiendarios de la presea “Sentimientos de la Nación”, que en este 2019 recayó en los estudiantes indígenas y campeones nacionales de Robótica, Próspero Romero Gerardo y Víctor Manuel Bautista Nieves.

“Antes de comenzar, quiero ofrecerles disculpas por mis declaraciones en torno a la designación de los ganadores de la presea Sentimientos de la Nación. Lo anterior porque el secretario de Gobierno no debe emitir opiniones sobre las resoluciones de otro poder. Mis más amplias disculpas”, exclamó.

Qué bueno que don Florencio haya reconocido que se equivocó y, lo más destacable, es que ofreciera disculpas. Lo comento porque el pasado 4 de septiembre fui uno de los que cuestionaron sus expresiones en una columna que titulé “Florencio, el imprudente”.

“Como ciudadano, don Florencio está en todo su derecho de expresar lo que él considere pertinente. Pero olvida que forma parte de un gobierno y que una de sus funciones es generar armonía y no pleitos estériles. Debió ser prudente. Lamentablemente, el secretario general de Gobierno le gusta generar polémica en las redes sociales, sin importarle que sus desatinados comentarios afecten a su superior jerárquico”, señalé en esa ocasión.

Ofrecer disculpas no es un acto de debilidad o falta de vigor, sino un acto de grandeza y humildad. No hay ser humano que no se equivoque. Todos hemos cometido una pifia en esta vida. Y quien diga lo contrario, que arroje la primera piedra.

La comparecencia del secretario de Gobierno era, desde luego, esperada por los legisladores del PRD, del PAN y algunos legisladores de Morena, quienes cuestionaron algunas acciones del gobierno estatal, creyendo que iban a dejar mal parado al funcionario y, ¡sopas!, les salió el tiro por la culata.

Don Florencio no nació ayer. Es un viejo lobo de mar. O sea, no es un político y funcionario improvisado.
Respondió cada pregunta con contundencia y defendió al gobierno del cual forma parte, asegurando que en Guerrero hay gobernabilidad y que el gobierno de Héctor Astudillo no está en contra de las policías comunitarias, sino de su infiltración por el crimen.

Respecto a los feminicidios, Salazar Adame celebró que el estado de Guerrero no ocupe los primeros lugares en dicho delito, ya que dijo “son menores” y que hay más casos de mujeres asesinadas involucradas en el crimen organizado. Por lo que no debe de confundirse feminicidios con homicidios de mujeres vinculadas a actividades criminales.
El funcionario refirió que, del 1 de enero al 19 de agosto de 2019, la Secretaría de Seguridad Pública registró sólo ocho feminicidios.

Por cierto, llamó la atención la postura del vicecoordinador de la bancada de Morena, Arturo Martínez Núñez, quien reconoció a Florencio Salazar como un político serio y un servidor público con experiencia, de vasta cultura y una larga y fructífera trayectoria política.

“En lo personal no tenemos ningún señalamiento hacia su persona, por el contrario, nos habría encantado que, a lo largo de este año, nos hubiera convocado para tener una mayor relación institucional. Entendemos que su agenda esté saturada al máximo, pero sabemos que con voluntad política siempre se puede encontrar tiempo para construir entre poderes”.

Además, le aclaró que los enemigos comunes son la corrupción, la delincuencia, la ignorancia, la pobreza y la marginación.

No cabe duda que Morena trató mejor a don Florencio durante su comparecencia en el Congreso local. I’m sorry, chairos!

 

Por Efraín Flores Iglesias

Comentarios:
E-mail: efrain_flores_iglesias@hotmail.com
Twitter: @efiglesias

Comentarios

comentarios