De Frente. Recuerdos de La Decena Trágica

Compartir

Por: Miguel Ángel Mata Mata

1.

— “Somos más los que queremos la paz.  Nos estaríamos lamentando de una masacre”, sostuvo el senador Félix Salgado Macedonio en rueda de prensa ofrecida en Chilpancingo, la tarde de éste viernes.

Invitó:

— “Hagamos una marcha con banderas blancas en favor de la paz”.

Algo sabrá de ese mundo raro, Don Félix. Tiene experiencia en eso de ordenar detener a narcotraficantes, a quienes mataron policías bajo sus órdenes, como alcalde de Acapulco; dejar en duda el destino de millones de dólares robados a los masacrados en La Garita, y luego convertirse en víctima pues, decía: “me quieren matar”.

Entre los ejecutados en La Garita, ya hace muchos años, cuando Félix fue presidente municipal de Acapulco, venía un primo de Joaquín Guzmán Loera, El Chapo. ¿Lo recuerdan?

— ¡Cómo da vueltas la vida y reencuentra a los mismos actores, en situaciones muy, pero muy parecidas!

2.

El jueves, a las tres y media de la tarde, en Culiacán, Sinaloa, el operativo organizado por la Guardia Nacional, para detener a Ovidio Guzmán López, El Chapito, fue presa de la improvisación, la ineficacia, la inexperiencia y desestimar la capacidad de respuesta del cártel de Sinaloa.

Los mandos que organizaron el operativo terminaron por doblar las manos y someterse a un vergonzoso acuerdo al dejar libre a Ovidio Guzmán López.

Una vez que falló el operativo de la Guardia Nacional, la SEDENA no tuvo de otra: apechugar y acatar la orden de su Jefe Máximo.

Esta es la primera vez que elementos el ejército mexicano es humillado.

El Estado mexicano dobló Las manos.

3.

Un Estado es una organización política constituida por instituciones burocráticas estables, a través de las cuales ejerce el monopolio del uso de la fuerza aplicada a una población dentro de unos límites territoriales establecidos.

En México, el jefe del Estado es el jefe máximo de las fuerzas armadas, es decir, el Ejército, Marina Armada, Policía Federal y otros organismos de inteligencia y fuerza legal permitida por la ley. Le llamamos Presidente de México.

Sus similares son los gobernadores de 32 entidades federativas, que son jefes de sus respetivas fuerzas de policía estatal. Igual pasa con los presidentes municipales, quienes son jefes de sus policías preventivas.

Ellos necesitan del uso de la fuerza para evitar que, como recita El Leviatán, el más fuerte mande sobre los más débiles.

4.

Lord Chamberlain, primer ministro de Reino Unido, pactó por una paz humillante ante Hitler, en la víspera de la Segunda Guerra Mundial. Con un discurso de pacifista, Chamberlain cuidaba su activo de votos. Resguardaba su personal popularidad para ser reelecto.

Un impopular Winston Churchill, convenció al parlamento de la hipocresía de Adolf Hitler y sentenció a Chamberlain al cadalso:

— “El que se arrodilla para conseguir la paz, se queda con la humillación y con la guerra”, dijo Churchill en histórico discurso ante los lores y los comunes.

Churchill fue a la guerra, ganó, regresó, se postuló a una elección y fue derrotado abrumadoramente. Su decisión fue la correcta, mas no popular.

¿Chamberlain? Creo que su espíritu anda por ahí buscando popularidad para reelegirse.

5.

Se conoce como Decena Trágica al golpe de estado militar que tuvo lugar del 9 al 19 de febrero​ de 1913 para derrocar a Francisco I. Madero de la presidencia de México.

Las tripas del histórico acontecimiento revelan la necedad de Madero, su confianza en el pueblo que le eligió, abrumadoramente; su pacifismo, su espiritualismo que llegó, incluso, a limpias, sesiones espiritistas y ser ciego a la realidad que le golpeaba en la cara.

Él fue defendido por una marcha de un grupo de cadetes del Colegio Militar. Demasiado tarde. Sus yerros le llevaron a ser asesinado por órdenes de Huerta. A balazos.

Algo similar pasó con Pinochet, a Salvador Allende, en Chile. Aquel, como Huerta, aprovecharon los yerros disfrazados de bondad, de sus respectivos presidentes, y se hicieron del poder. Eso dice la historia.

6.

Abdicar. Ésta palabra se usa en el sentido de renunciar al poder supremo de un Estado.

En Sinaloa el jefe supremo de las fuerzas armadas de México, quien no puso el ejemplo a su tropa, abdicó.

7.

“Mi deber es hacer cumplir la ley no sólo con medidas del resorte de la autoridad, sino con el ejemplo, para atentar a los que con un escrúpulo infundado se retraían de usar el beneficio que les concedía la ley”.

Benito Juárez García.

QUE CONSTE

 

  1. En la fotografía original se ve a Manuel Añorve Baños y Ángel Heladio Aguirre Rivero. Se nota cordialidad y nostalgia por el parentesco, son primos; la amistad y respaldo político mutuo, Layo quiso hacer candidato a gobernador a Manuel; Añorve fue jefe de las finanzas del primer gobierno de Ángel; cuando el presidente Zedillo retira como alcalde de Acapulco a Juan Salgado Tenorio, por su ausencia ante los daños por el huracán Pauline, Layo propone a Manuel como sustituto. Y así. Hubo encuentros, desencuentros, reencuentros y, al final, la política, que es así. Añorve y Ángel son amigos, políticos y primos. ¿Y el otro primo? Por ahí anda.
  2. Los aplausos fueron para Mercedes Calvo. A cada participación de diputados, no priístas, las menciones a Doña Meche, arrancaron aplausos. Hace cuatro años eso era imposible. Ni el gobernador en turno, ni su familia, podrían llegar al palacio legislativo de Chilpancingo. Entonces había ingobernabilidad. Hoy, todos los grupos parlamentarios de Guerrero, reconocieron el trabajo del gobernador Astudillo. Alguien invocó el reconocimiento que hizo, del gobernador, el presidente de México. Por otro lado, lástima. Se suspendió la segunda parte del informe que se ofrecería en Acapulco, el domingo próximo. Que fue por prudencia.
  3. Abdicar a la promoción de las acciones del gobierno municipal en Acapulco es cavar una tumba en las aspiraciones políticas. ¿Alguien sabe que ya comenzó el festival de la Nao? ¿De los llamados de alerta ante las lluvias, alguien sabe algo? ¿Alguien sabe dónde anda la presidente municipal? Obvio: NO.
  4. En política, como en las empresas privadas, lo que no se sabe que se hizo, es como si no se hubiese hecho.

Comentarios

comentarios