Copala, historias de vida musicales: Virgilio Piza Marín

Compartir

En estos días y bajo este sol veraniego incandescente visitar a don Villo es un gran placer; en medio de árboles y arbustos todo vestido de un calor intenso que invita a disfrutar del tejado de barro de su casa acompañada de su corredor externo también techado con fresca teja, cubierto con sombras de almendros, nanches y tamarindos, todo encantado con la frescura de la naturaleza sembramos esta amistad tan linda que nada tiene que ver con las edades y que por los intereses que tenemos en común hemos sostenido varias pláticas. Hoy, nuestro ya querido amigo nos refirió su autobiografía misma que orgullosamente aquí citamos:

Yo soy Virgilio Piza Marín, tengo 65 años porque los acabo de cumplir el pasado 10 de Junio y no sé leer ni escribir, soy pescador y me dedico a hacer tarrallas, trasmayos y plomos para robaleras, liseras y camaroneras, dependiendo de lo que me pida la gente. Mi papá era de los Marín y vivía en Juchitán, yo soy de aquí de Copala y aquí me voy a morir, al menos que me quieran llevar pa´ Sonora pues porque allá también tengo familia.

Me he quedado solo dos veces y por las cosas que han pasado de allí salen también las cosas que escribo.
“Dulce boquita” fue la primera canción y la más fácil porque en ella se quedó lo que estaba sintiendo en ese momento, esa canción está basada en lo real, lo verídico y lo positivo y me llevó tres meses hacerla.
Cuando compongo primero hago un verso y allí lo dejo y mañana o pasado busco otro que le quede pero si veo que no le queda ese verso busco otro porque no debe ir cualquier verso que no tenga rima, yo busco la rima.
Yo sigo componiendo, ya tengo otras canciones terminadas, una se llama “Qué te pasa corazón” otra se llama “Recuerdos del pasado” porque las que se fueron así me dejaron, y las otras aún no están bautizadas.
Aquí en Copala todos conocen mi historia, luego me encuentro amigos en la calle que me preguntan – ¡oye Villo!, cómo te carga la soledad? – un poquito mal, les contesto.
Mi canción “dulce boquita” ya está siendo conocida y reconocida por mucha gente del pueblo y el que me hizo caso pa cantarla y grabarla fue Toño García.
Orita mi canción anda por dos sinfonolas sonando fuerte por allá por el “manguito”. Y yo creu que conforme vaya pasando el tiempo se irá dando más a conocer dependiendo del gusto de la gente y mi canción es para quien le agrade y la quiera escuchar.

Ayer llegó “mijo” a mi casa y le enseñé el papel que usted me dio, me dijo “papa este es un reconocimiento que le hace la presidenta de Copala por componer canciones”, estoy contento con el apoyo que la presidenta nos ha dau, nos hizo caso y gracias a ella mi canción de “dulce boquita” ha quedado registrada y yo soy el dueño, tengo el derecho de autor.
Con el tiempo más pa´llacito pienso que podemos registrar las demás canciones.

En una ocasión escuché a un par de paisanos diciendo ¿éste compa hizo esa canción? Así como diciendo “ta muy corriente” jajaja. Y en otra un chofer de una ruletera me dijo que escuchó sonar mi canción por allá pa´ Marquelia.
………………………………………

Me despedí emocionada y agradecida con la vida por poner esta joya musical en mi camino, por cosechar un nuevo amigo y porque desde una humilde cuna se creció y sin saber leer ni escribir humilde y honestamente se gana la vida, ama a su pueblo y a su gente y registra para la eternidad su propia historia y sentimientos a través de sus canciones.

Desde la hermosa tierra del Copal, Cristina García.

Por: Cristina García

Comentarios

comentarios