Paseo del Pescador, Playas Manzanillo y Honda ¿Qué sigue?

Compartir

Por: Esteban Valdeolivar Sánchez

Conversando con concesionarios del Paseo del Pescador y habitantes del Barrio de Manzanillo, expresaron su beneplácito por las obras realizadas en la zona federal y municipal a cargo del gobierno del Estado, a quienes le reconocen su determinación, a diferencia de quienes no hicieron nada y tuvieron la oportunidad de hacerlo en décadas.

Hoy vemos el muelle, las playas y el barrio renovados, sin embargo, hay obras y servicios necesarios que deben concluirse, así como otras acciones de orden y coordinación con los propios concesionarios, prestadores de servicios y habitantes que necesariamente deben encabezar con el apoyo de los tres órdenes de gobierno, al identificarse funciones, responsabilidades y servicios municipales y federales que amerita que cada autoridad asuma su responsabilidad en la función y jurisdicción correspondiente.

Nos comentan por ejemplo que en el muelle federal, no hay vigilancia de la Marina Armada de México o de la Guardia Nacional y que los policías preventivos están fuera de su jurisdicción y no pueden actuar para brindar a la ciudadanía la seguridad necesaria.

Se han identificado faltas administrativas de los visitantes que arrojan basura, llevan mascotas que defecan al aire libre y motocicletas circulando en el muelle, sin autoridad federal que oriente, inhiba o aperciba a los ciudadanos en sus malos hábitos cívicos.

Por otra parte, en el muelle, falta definir a quien le corresponde el mantenimiento y el otorgamiento de servicios como son el barrido, regado y alumbrado público.

En las playas Manzanillo y Honda se han detectado personas rentando mobiliario y expendio de comida sin que la autoridad federal autorice el uso de la zona y regule los precios.

Se puede observar también algunas embarcaciones en Playa Manzanillo que siguen sin arreglarse y botarse al mar o sacarlas definitivamente.

Los vecinos del Barrio de Manzanillo reportan que se siguen invadiendo espacios públicos en el área de restaurantes, la falta de mantenimiento de las áreas verdes, fallas en el alumbrado público, mal servicio de saneamiento básico, barrido manual y la necesidad de darle un mejor uso al parque que se construyó en el área conocida como los «lavaderos».

Con toda la problemática identificada hasta el momento, más la que surja, se hace necesaria la creación de un Comité Vecinal o Ciudadano en el que participen todos los involucrados en la zonas federal y municipal, con el apoyo de los tres órdenes de gobierno para que puedan avanzar, terminar y corregir las obras y servicios necesarios de manera integral, poniendo a la ciudadanía en el centro de la coordinación de acciones.

No puede ser de otra manera, el gobierno del Estado ya hizo su parte, ya que es su obligación hacer obras con recursos públicos, sin embargo, es necesario que los concesionarios, prestadores de servicios y habitantes del Barrio de Manzanillo asuman su responsabilidad, ya que nadie hará por ellos lo que no puedan hacer ellos mismos.

Es importante entender que la intervención y rescate de la zona es un modelo que puede replicarse en otros lugares de Acapulco. No hay necesidad de ir a otra ciudad o país a «ver y aprender sus experiencias», cuando lo que se hizo aquí es un ejemplo que debe difundirse, perfeccionarse y adaptarse a nuestras circunstancias y realidad propias, así de sencillo, pero complicado de hacer.

Como siempre, usted tiene la mejor opinión.

Comentarios

comentarios