De Frente. Rubén Figueroa Smutny es ¿Perredista?

Por Miguel Ángel Mata Mata

Los perredistas lo han ¿envuelto? ¿Él ha envuelto a los perredistas? ¿Quién es el tamal?

Sonríen. Se abrazan. Es el cumpleaños de uno de ellos, el alcalde de Acapulco, Evodio Velázquez Aguirre. Lo festeja con una tamaliza cerca del Día de La Candelaria, fecha icónica para los mexicanos, quienes festejan, ese día, el final del año litúrgico de la iglesia católica, con un platillo azteca, tamal, que quiere decir, en náhuatl, envuelto.

Allí están Ilich Lozano, de la corriente encabezada por Sebastián de la Rosa Peláez, llamada CODUC. La ex candidata a gobernadora, Beatriz Mojica; el propio alcalde, Evodio Velázquez y el diputado federal David Jiménez Rumbo.

A un lado, envuelto, como tamal, por los perredistas, aparece Rubén Figueroa Smutny, precandidato a presidente municipal de Acapulco por el Partido Nueva Alianza, el que, en el plano federal, va aliado con los partidos Revolucionario Institucional y Verde Ecologista de México.

Que alguien nos explique. ¿Quién ha envuelto a quién? ¿El PRD a Figueroa? ¿Figueroa a los perredistas? ¿Figueroa respalda a José Antonio Meade o a Ricardo Ayala? ¿Quién es el tamal?

LA RUTA DE ACAPULCO

El Movimiento de Regeneración Nacional tiene como única precandidata a la magistrada Adela Román Ocampo. El Partido Nueva Alianza tiene como único precandidato a Rubén Figueroa Smutny. El Revolucionario Institucional lleva a uno y medio precandidatos: Ricardo Taja y Rodolfo Escobar.

La alianza de PRD, MC y PAN tiene muchos precandidatos: Víctor Aguirre Alcaide, Ilich Lozano, David Jiménez Rumbo y Ricardo Mejía Berdeja son quienes tienen reales posibilidades. Se anotaron otros que son una mala broma para la ciudad: Jacko Badillo, Ramón Almonte Borja, el doctor Solorio, el otro doctor, Terán Porcayo y muchas ilusiones perdidas mas. .

Algo pasa en la alianza de PRD, MC y PAN en Acapulco. El de la Revolución Democrática ha mostrado que tiene miles de seguidores. Al menos Víctor Aguirre y David Jiménez Rumbo, éste con el apoyo de Evodio Velázquez, han mostrado tener miles de personas que votarían por ellos.

El PAN guarda silencio. Se conforma con lo que les han entregado y el Movimiento Ciudadano insiste en tener la mejor opción para convertirse en candidato a presidente municipal de Acapulco, en la persona de Ricardo Mejía Berdeja.

Los últimos días de la semana pasada hubo fricciones. Los perredistas insisten en que el candidato de esa alianza debe ser de su partido, pues tienen muchos votos. Luis Walton, del MC, les ha respondido que deben respetar los acuerdos que llevaron a la construcción de una alianza.

¿Qué está pasando allí?

LAS CUENTAS

En México existen 120 millones de personas. De esas, sesenta millones tienen derecho al voto. De esos, según los resultados de las últimas tres elecciones federales, votan treinta millones, aproximadamente. Quien gana la elección presidencial lo hace con la mitad de esos votos, es decir, quince millones.

¿Han sido legítimos ganadores y perdedores de las anteriores elecciones?  Por supuesto que no. Quien es presidente lo hace por el mandato del diez por ciento del total de los habitantes del país.

Para la elección que tendremos en julio próximo, esa tendencia se mantendrá, según estudios. Eso quiere decir que quien gane la presidencia de la República lo hará con alrededor de diecisiete millones de votos.

Aquí viene lo bueno. Los partidos con voto duro son PRI, con ocho millones; PAN, con cerca de seis millones y PRD, con dos millones. Los otros partidos no tienen estructura ni votos duros. Confían en despertar el enojo de los treinta millones que han decidido no votar y, así, ganar usando campañas mediáticas que llaman al enojo, la frustración y la desesperanza.

Más interesante es que, el candidato presidencial del PRI no es priísta, sino panista. Responde al grupo de los ex presidentes Fox y Calderón. Así que, si las sumas no mienten, José Antonio Meade tendría la mitad del voto duro de los panistas, tres millones, más los ocho de los priístas, que harían un total de once millones.

Algo aún más interesante: Los candidatos independientes que han logrado llenar los requisitos para ser considerados como tales son: Margarita Zavala, Armando Ríos Piter y Jaime Rodríguez, El Bronco. Entre los tres han reunido cerca de tres millones de firmas en su apoyo.

La señora Zavala pertenece al grupo político de su marido, Felipe Calderón. Ríos Piter, al del canciller Videgaray, y El Bronco siempre fue priísta. Así que, si las cuentas no fallan, el candidato Meade tendría tres millones más: catorce millones.

¿Y ESO QUÉ?

Éste escenario del plano nacional bien puede ser traslapado a las entidades de la República. La alianza del PRI, Verde y PANAL, va en la búsqueda de tres millones de votos que les permitan llegar a los diecisiete que, dicen los estudios, necesita quien quiera ganar la presidencia de la República.

Esos votos los buscan con lupa en municipios importantes, como Acapulco, en donde, según las últimas posturas de los partidos de la alianza del PRD, MC y PAN, hay posibilidad de rompimiento.

Serían los comités nacionales de esos partidos los que tomen la decisión de quién sería el candidato de esa alianza, pero…

Eso no garantiza que la disciplina perredista, inexistente, vote por quien será impuesto desde la Ciudad de México.

EL TAMAL

Por eso. Por eso Figueroa se ha envuelto, como tamal, entre los perredistas. En caso que la decisión de los comités nacionales no favorezca a Víctor Aguirre, David Jiménez o Ilich Lozano, existe la posibilidad de que los perredistas den su respaldo a quien fue, hace algunos años, un apellido demoniaco para ellos: Figueroa.

Tamal significa, en náhuatl, envuelto. Rubén Figueroa Smutny ha sido envuelto por los perredistas. Es su operación tamal.

¿Lo sabrá José Antonio Meade?

About the author

Artículos relacionados

JOIN THE DISCUSSION