De la disyuntiva… Por: Rodrigo Juárez Ortiz

 

“ Mal de muchos, consuelo de …”, nos reporta el dicho popular.

Y es que cuando se trata de plantear la realidad circundante, en cualquier localidad, eufemísticamente se trata de diluir el grado de inconveniencia de que  “esto también pasa en todo el mundo”, con lo cual se pretenden justificar los hechos propios que no son del todo gratos, ni positivos, ni mucho menos enriquecedores, sino todo lo contrario, son hechos devastadores, aniquilantes, terroríficos, denigrantes, degradantes, entre otros epítetos de este jaez.

Actualmente estamos padeciendo ( que no viviendo) en nuestro país, una sarta interminable de violencia; de crímenes cada vez mas crueles y extremos en su bestialidad; las protestas sociales son cada vez mas constantes y ampliándose a mas capas de la sociedad, amén de aumentar su grado de endurecimiento, cada vez; la inseguridad es un clima que ha creado carta de naturalización en nuestros lares, como la corrupción galopante, así como la impunidad, que da margen a la comisión de un número mayor de actos delictivos a sabiendas de que no va a pasar nada por cuanto a sanciones se refiere; el alto costo de los elementos de la canasta básica; la espiral inflacionaria que disminuye notablemente el poder adquisitivo de nuestra moneda y que se ceba en las clases depauperadas y menesterosas, con las consabidas consecuencias de hambre, de enfermedades, de ignorancia, a tal grado que los jóvenes, a pesar de la violencia con la cual son atacados por bandas rivales, aun así se enrolan en esos grupos delincuenciales y en esas actividades ilegales, sin perjuicio del aumento de los drogodependientes y la disminución en la edad de los adictos. En fin, que la situación actual es de pronóstico reservado y existe una percepción generalizada de la ineficacia e ineficiencia de los tres órdenes de gobierno para resolver los problemas ingentes que cotidianamente suceden y que los medios nos reportan puntualmente, evidenciando que muchos de estos problemas ya se les salieron de las manos. La liga se está estirando demasiado y algunos temen que se vaya a reventar.

Pero si volteamos hacia atrás la mirada, recordemos que durante el siglo XIX vivimos situaciones extremas, que nuestro pueblo, merced a nuestros verdaderos próceres, supo superar, incluyendo las invasiones extranjeras.

Durante la execrable dictadura porfiriana, Madero sentó los pródromos de una apertura política, pero abrió la llave a una virulenta reacción popular que le tocó a Carranza lidiar con el golpe de Estado del chacal Huerta;  en lo jurídico instituyó el Derecho Social con la promulgación de la Constitución de la cual ya acabamos de celebrar su centenario y sus leyes reglamentarias que se han ido dando; en lo político la creación de partidos con sus respectivas características; en lo agrario Emiliano Zapata logró avances considerables al restituir las tierras a los propietarios despojados de ellas desde tiempo inmemorial, sin perjuicio de resolver, Carranza, la invasión gringa en Veracruz y la llamada Expedición Punitiva  (también de los gringos) invadiendo nuestro territorio en su afán frustrado de atrapar a Villa. Entonces el país estaba infestado de bandoleros y cualquier combatiente se sentía presidenciable, habiendo levantamientos constantes que hicieron la creación del ejército formal por parte del General Amaro y todo ello, dentro del caos, fue tomando forma merced a la creación de las instituciones jurídico-políticas, pero habiendo líderes, guías, con visión de Estado.

Por eso, en vista de las precampañas políticas de ahora y ante la situación caótica que presenta el país, según percepciones generalizadas, es muy importante fijarse muy bien en las personas que se vayan a elegir y sus propuestas programáticas, y, desde luego jamás se debe claudicar viendo como normal o acostumbrarnos al  desastre, por el contrario, luchar denodadamente por superarlo, como nuestra disyuntiva. Sí es posible. O usted, progresista y optimista lector,¿ Qué opina?

About the author

Artículos relacionados

JOIN THE DISCUSSION