Nada personal: El rival mas fuerte

Por Kenia Guzmán Pérez.

Los tiempos avanzan rumbo a las próximas campañas electorales y los aspirantes a los distintos cargos se ponen más nerviosos y el ambiente se “calienta”.
Pero como dicen las sagradas escrituras: muchos son los llamados y poco los escogidos. En este caso, muchos aspiran a la alcaldía de Acapulco, que están en su sano derecho como cualquier mexicano; pero que lentamente se van quedando en el camino viendo como avanzan los que de verdad traen buenas propuestas, trayectoria política y trabajo social en apoyo a los sectores más necesitados de Acapulco.
Y me refiero en particular al trabajo y esfuerzo que ha venido desarrollando el Maestro Víctor Aguirre Alcaide, ya que mientras el resto de los aspirantes de su partido y del Frente Ciudadano o llámese como se llama: David Jiménez Rumbo, Ilich García Lozano, Evodio Velázquez, Francisco Torres, Jacko Badillo y quien sabe cuantos más están en la lista de “suspirantes”, se han dedicado a promocionarse en las partes traseras de los camiones urbanos con calcomanías que solamente causan el malestar de los ciudadanos acapulqueños.
Aguirre Alcaide ha ido más allá con programas ciudadanos en las colonias populares. Con talleres para padres de familia, con proyectos en apoyo a la economía, con la reparación de baños en las escuelas y luminarias en las calles, etc., que deja muy satisfecho a los ciudadanos acapulqueños y tapa la boca a aquellos que tenían una idea equivocada del político y quien finalmente ha hecho cientos de nuevos amigos en Acapulco.
Poco a poco Víctor Aguirre Alcaide se ha ido metiendo al corazón de los acapulqueños, ganándolo con obras significativas. La gente lo recibe, a la segunda vez que los visita, con mucho gusto y enorme satisfacción, porque les ayudó en sus problemas. Políticos como él ya quedan pocos.
Y el político atcapulqueño lo señaló muy fuerte y claro el pasado 15 de diciembre cuando fue respaldado por siete corrientes del PRD, cuando dijo que él no era un precandidato más, que él aspira a ser el abanderado de su movimiento para la alcaldía de Acapulco y quiere ser el próximo presidente municipal. O sea, que él no es del montón y a él se le cuece aparte.
Ahora, Víctor Aguirre se ha sabido rodear de un gran equipo de colaboradores que lo han venido apoyando y asesorando en todos sus proyectos y que lo acercan a la gente que de verdad lo necesita. Él se deja querer por la gente que se le acerca y le pide algo. Es dadivoso y noble, dado su origen humilde. Es caritativo y comprende las necesidades de la gente. La mala imágen que mucha gente tiene de él desaparece cuando lo escuchan hablar. Cuando visita escuelas y lleva la conferencia Por Amor a mis Hijos, se nota rápido el cambio de actitud de los padres de familia, de los maestros y directivos quienes lo aprovechan para hacerle peticiones.
Los acapulqueños son personas muy desconfiadas y no dan su cariño a cualquiera, son muy cuidadosos, pero con él se abren.
Es hasta ahorita el rival más fuerte a vencer y por eso se unieron el resto de precandidatos de su movimiento, pero aún así no le han podido.
En estos días ha estado presentando alternativas y planes de desarrollo para Acapulco, apoyado por el Colegio de Postgraduados, tales como: la zonificación del área turística, rural y conurbada, otorgar servicios de primer nivel, brindar servicios públicos y generales. Tambien piensa realizar una reingeniería administrativa para sanear las finanzas del municipio, regularizar los asentamientos urbanos, reducir la nómina de trabajadores del ayuntamiento, reducir los indicadores de pobreza y marginación.
Quiere recuperar la realización de festivales, ferias y conciertos en diferentes puntos del puerto para atraer turismo nacional e internacional.
A poco esto no está excelente? Él trae excelentes propuestas para Acapulco porque es un hombre estudiado y no un chamaco inexperto como el que ahorita tenemos. Usted juzgue.

About the author

Artículos relacionados

JOIN THE DISCUSSION