Tres ex gobernadores hacen política electoral en Guerrero

Los ex gobernadores Ángel Heladio Aguirre y Rubén Figueroa, reunidos con un ex gobernador de Tlaxcala y Rubén Figueroa Smutny, en la Ciudad de México.

Acapulco, Gro., a 6 de diciembre del 2017 (Síntesis de Guerrero).- Tres ex gobernadores de Guerrero han iniciado inusitado activismo político previo a la elección del 2018, promoviendo un agujero electoral al Partido Revolucionario Institucional y con la mira de conformar un nuevo mapa partidista en la entidad.

¿ZEFERINO TORREBLANCA O CARLOS GALINDO?

Se trata de Carlos Zeferino Torreblanca Galindo, quien ha sido acusado por su propio padre, LUis Torreblanca González, de haberle despojado de su fortuna, con la complicidad de otros de sus hermanos, mediante la falsificación de una acta de asamblea de la empresa llamada LUTOGO, que es la propietaria de innumerables inmuebles en el puerto de Acapulco.

Las declaraciones de Don Luis, apodado El Látigo Negro por sus amigos, pueden consultarse en los siguientes enlaces: https://youtu.be/P9lHmt8zYPM   https://youtu.be/KjVJ77AuU4M

El señor Torreblanca, acompañado de la regidora Gloria Sierra,  acudió a la agencia del MInisterio Público de Acapulco a denunciar por corrupción a funcionerios cercanos al actual presidente municipal de Acapulco, Evodio Velázquez Aguirre, como una estrategia para impedirle a éste llegar como aspirante al Senado de la República por el Partido de la Revolución Democrática.

Ante esto el alcalde comentó: “Para denunciar por corrupción primero hay que tener la cola limpia”. ¿La tendrá el señor Torreblanca, a quien su padre dijo le retiraba el nombre de Zeferino, porque así se llamó el abuelo del ex gobernador, y le quitaba el apellido Torreblanca por vergüenza, para quedar tan solo como Carlos Galindo?

EL REGRESO DE LAYO AGUIRRE

Ha transcurrido un lapso mayor a tres semanas cuando, en la Ciudad de México, el ex gobernador Ángel Heladio Aguirre Rivero, convocó a los dirigen tes de las distintas corrientes del Partido de la Revolución Democrática, para acordar la nueva correlación de fuerzas al interior de ese partido. Dos de esos acuerdos ya se han cumplido.

El primero fue dejar en manos de la corriente encabezada por Carlos Reyes y Celestino Cesareo la dirigencia estatal de ese partido, en la persona de Ricardo Barrientos. La segunda se concreta la mañana de éste miércoles, al apoyar todas las corrientes a Sebastián de la Rosa Peláez como aspirante al Senado de la República, en la fórmula número uno que postularía el PRD. De ir en el número uno Sebastián garantizaría llegar al Senado y se convertiría en aspirante natural a la gubernatura del estado.

Otro acuerdo fue que el ex gobernador, Ángel Heladio Aguirre, sea postulado como candidato a diputado federal por el distrito ocho, que corresponde a la región de Costa Chica, con la condición de que nadie se metería a esa región y que él sería quien autorice las candidaturas a diputados locales y presidentes municipales en esa región. Se comenta que ya ha hablado con priístas para que sean postulados por el PRD.

EL CLAN FIGUEROA 

Rubén Figueroa Smutny fue el primero. Abandonó el Partido Revolucionario Institucional para buscar el cobijo de otras fuerzas. Lo ha conseguido con el Partido Nueva Alianza, el que le ha garantizado que los postulará como candidato a presidente municipal por el puerto de Acapulco.

El segundo en irse, de facto, del PRI, ha sido su padre, el ex gobernador Rubén Figueroa Alcocer, quien no asistió a la ultima reunión del Consejo Político del PRI, hace dos semanas, y ha sido mencionado por su propio hijo como el aspirante al Senado de la República por el PANAL, y quien ya ha pactado con priístas de las regiones Costa Grande, Norte y Tierra Caliente, para postularlos como candidatos a diputados federales y locales, así como alcaldes por el mismo partido, el PANAL.

¿BOQUETE? 

Según ha declarado Figueroa Smutny, a quien sus ex compañeros del PRI apodan “El Figueroita”, la idea es hacerle un boquete al PRI en la siguiente elección y modificar la correlación de fuerzas políticas en la entidad. Para tal efecto, el martes se reunieron, en la Ciudad de México, los ex gobernadores Ángel Heladio Aguirre Rivero y Rubén Figueroa Alcocer para establecer estrategias comunes.

En redes, ciudadanos han cuestionado esa reunión acusando a Figueroa de la muerte de 17 campesinos en el vado de Aguas Blancas, en Coyuca de Benítez y de la desaparición de 43 normalistas de Ayotzinapa en Iguala, al ex gobernador Aguirre.

¿Y EL PRI?

El Partido Revolucionario Institucional no ha reaccionado al activismo de ex gobernadores quienes, en su lógica, pretenden quedarse con las regiones Costa Grande, Costa Chica, Norte, Tierra Caliente y Acapulco, con partidos distintos al que les postuló, en su omento, para que llegasen a la gubernatura. En esa lógica pretenden dejar al PRI tan solo la región centro.

 

 

About the author

Artículos relacionados

JOIN THE DISCUSSION