Y el PRI feliz con política de alianzas del PRD

.                                                Médula

En el PRI están de fiesta luego de que el dirigente del PRD Ricardo Barrientos Ríos confirmó que su partido va por las dos senadurías y seis de los nueve distritos federales, lo que dejaría al PAN y a Movimiento Ciudadano con solo tres distritos entre los dos partidos.

El motivo del beneplácito tricolor es porque con esta declaración el perredismo ya evidenció que va por la misma ruta que hizo ganar a Héctor Astudillo Flores la gubernatura en 2015: pretender una alianza en la que todos los huevos van a una sola canasta, la suya por supuesto, y si los demás partidos no se dejan pisotear, tronarla y echarles la culpa.

Eso sucedió en la pasada elección a gobernador que el PRD perdió ante el PRI.

Para 2018, la oportunidad de los perredistas de mantener sus espacios en Guerrero es mucho menor a la que tenía en aquél entonces, porque ahora existe la fuerza creciente de Morena, el partido de Andrés Manuel López Obrador que lo ha socavado.

Sería iluso que pensara en incrementarlos, y menos si aplica una política de alianzas mezquina en la que invita a las demás fuerzas políticas a ser convidados de piedra.

Dice el pópolo: no hay peor ciego, que el que no quiere ver. Dicen los religiosos: ¡Ay del solo! Porque no habrá segundo que lo levante.

*Adela va*

Y mientras eso sucede en el Frente Ciudadano por México en Guerrero, en Morena Adela Román Ocampo le dio certidumbre al desgarriate interno que se formó con los dimes y diretes sobre la paridad de género en el caso de Acapulco.

La actual magistrada del Tribunal Superior de Justicia ya declaró que sí está interesada en participar por la coordinación de organización en Acapulco, por lo que ya todo dependerá de las instancias encargadas de tomar la decisión.

Dicen que en Morena… ¡la morena va!

*Inbox*

Agradezco la confianza de una amable lectora de Médula que me hizo llegar esta denuncia:

“Señor Lépez, quiero denunciar que el otro día fui a renovar mi licencia de manejar, me dijeron que costaba 500 pero que me la dejarían en 400 pesos pero que no podían darme recibo, agradecida por el descuento no le tomé importancia, pero cuando estuve frente a la pantalla donde te piden verificar tus datos leí que en realidad el costo era de 100 y que lo autorizaba la sindicatura, o sea que en realidad ingresan 100 pesos de cada 400 al municipio, y esto autorizado por el sindico Illich Lozano Herrera imagínese que futuro le espera a Acapulco si este señor quiere ser presidente municipal. Le pido de favor no publicar mi nombre porque en tránsito tienen mi nombre y mi dirección de mi casa”.

Fuente: Jesús Lépez Ochoa

About the author

Artículos relacionados

JOIN THE DISCUSSION