Revientan asamblea del SNRP en Acapulco

Tomado de La Jornada de la Ciudad de México
Héctor Briseño
Corresponsal
Periódico La Jornada
Domingo 12 de noviembre de 2017, p. 24

Acapulco, Gro.

La asamblea extraordinaria convocada por el CEN del Sindicato Nacional de Redactores de la Prensa (SNRP) fue reventada por afiliados afines al actual secretario general, Julio Vázquez Hernández, para evitar las impugnaciones de un grupo disidente que acusa al líder de presuntas irregularidades y malos manejos financieros.

Encabezados por el periodista Fulgencio Ramírez, el grupo disidente pretendía presentar pruebas de la presunta corrupción y cobros dobles de Vázquez Hernández a instancias de gobierno.

Las oficinas de su sección 25, en el centro de Acapulco, donde se efectuó el acto, estuvieron vigiladas por policías municipales, armados y con chalecos antibalas, lo que no impidió al menos tres altercados entre los bandos sindicales.

El primer encontronazo ocurrió al mediodía, cuando el comité de la sección 25 cerró el acceso principal a comunicadores disidentes, entre ellos Claudio Vargas, quien reclamó que el SNRP ya tenía dueño.

Alrededor de las 12:40, unos 60 comunicadores, entre impresores, corresponsales, editores, poetas, fotógrafos y reporteros, algunos sólo sindicalistas, agentes de Gobernación infiltrados, informantes (u orejas) se hicieron de palabras en el segundo piso.

A los gritos de ¡fuera, fuera!, Vázquez Hernández optó por atrincherarse en su oficina, en el primer nivel, mientras afiliados a la delegación tuvieron que forzar la puerta principal para tener acceso al inmueble y exigir al dirigente un informe financiero, o al menos ser parte de la sesión. Pero el acto no se realizó por la falta de un padrón de miembros activos de la sección 25 avalado por la dirigencia nacional del SNRP.

Antes de la una de la tarde, el grupo afín a Vázquez Hernández abandonó la reunión, los miembros restantes entablaron una mesa de diálogo con Rogaciano Méndez González, secretario del Trabajo y Conflictos del CEN del SNRP, a fin de elaborar un pliego petitorio. Entonces, los periodistas Roberto Ramírez, Verónica Castrejón y Juan Manuel Millán, encabezados por Julio Vázquez, subieron a sacar al enviado del CEN ante los reclamos de los disidentes.

Méndez González manifestó que si desde afuera nos están agrediendo, adentro no podemos hacerlo. Patricia Zavaleta sentenció que si el sindicato cobró vida fue por todos, nosotras gestionamos la remodelación, hay documentos, le dijimos al alcalde que no le diera dinero a Julio, e hizo referencia Olivia Alarcón, amenazada por Julio Vázquez con expulsarla del organismo.

Afuera comunicadores escribieron en la fachada del inmueble una máxima de Ryszard Kapuscinski: las malas personas no pueden ser buenos periodistas.

About the author

Artículos relacionados

JOIN THE DISCUSSION