De Frente. Escenarios electorales en Guerrero

 

Por: Miguel Ángel Mata Mata

El proceso electoral en Guerrero ha dado inicio. Tal como lo intentan en el plano nacional, aquí los líderes de los partidos políticos han decidido intentar la construcción de un frente que venza a su archienemigo fingido, el Partido Revolucionario Institucional y a su aliado casi eterno, el Partido Verde.

LA UNIDAD DEL PRI

Los priístas han aprendido, luego de significativas derrotas, que su fortaleza es la unidad de los grupos que toman las decisiones hacia adentro de su organización.

En Guerrero perdieron frente a Zeferino Torreblanca, panista postulado por el PRD, porque el grupo gobernante fracturó la unidad e invirtió su capital político y económico en quien representó, simbólicamente, el rencor a una clase, en el poder, poco incluyente.

La segunda derrota, frente a Ángel Heladio Aguirre Rivero, tuvo su origen en el rompimiento de éste con sus aliados priístas. De la mano de Marcelo Ebrard, Layo encabezó una coalición de partidos en la que figuraron lo mismo PRD y PT como el derechista Acción Nacional, luego que, en cónclave en la sede de su partido en la Ciudad de México, le negaron la postulación priísta como candidato a gobernador.

Cuando la unidad volvió, el PRI recuperó Acapulco, con Manuel Añorve a la cabeza, y luego la gubernatura, con la ingeniosa habilidad de Héctor Astudillo, de conciliar políticas entre los otros grupos y el suyo propio.

En el PRI es costumbre que el gobernador sea cabeza los grupos de poder. Sin embargo, debe conciliar con: el del subsecretario de gobernación, René Juárez Cisneros; el del futuro candidato al Senado en el número uno de la lista, Manuel Añorve Baños y con el de ex gobernador Rubén Figueroa Alcocer quien, aunque uno de sus hijos ha abandonado su partido, el grupo mantiene influencia en las regiones Norte y Tierra Caliente.

De este último argumento se desprende que, quienes deseen ser candidatos a cargos de elección popular por el PRI en Guerrero, tendrán que lograr la aprobación de todas y cada una de las cabezas de esos grupos.

Así irá el PRI, con candidatos que no sean causa de ruptura. Quien pretenda ir como lobo solitario la tendrá perdida.

¿EL FRENTE OPOSITOR O EL NACIMIENTO DEL TUCOE?

 El Frente Ciudadano, conformado por los partidos Acción Nacional, de la Revolución Democrática y Movimiento Ciudadano, aun no cuaja en los planos estatal ni municipales.

La intención de postular candidatos comunes, con el respaldo de esas tres fuerzas políticas, ha despertado enconos hacia adentro de cada una de las agrupaciones, salvo el PAN, que no cuenta con aspirantes visibles en las municipales, donde la joya de la corona es la alcaldía de Acapulco.

EN EL PRD

A comienzos de noviembre, en un restaurante cerca de Tlalpan, en la Ciudad de México, se reunieron con el ex gobernador Ángel Heladio Aguirre Rivero, cabezas de algunas tribus que confluyen hacia adentro del Partido de la Revolución democrática.

A la par, en Acapulco, el presidente municipal, Evodio Velásquez Aguirre, aceleró los trabajos de sus brigadas de promoción para lograr postularse, en reelección, a la alcaldía. Ésta actividad ha despertado impresionante campaña mediática en su contra.

De los acuerdos tomados por las tribus, en el cónclave de Tlalpan, se desprende que el ex gobernador Aguirre iría como candidato a diputado federal por el distrito ocho; Sebastián de la Rosa y Beatriz Mojica serían anotados en la lista para el Senado; Carlos Reyes iría como plurinominal a una diputación federal; al grupo de Celestino Cesáreo, la dirigencia estatal del PRD y respaldar a Víctor Aguirre Alcaide por Acapulco.

¿Y David Jiménez Rumbo y Evodio Velázquez?

Luego que en el periódico El Universal de la Ciudad de México el columnista Héctor de Mauleón, reveló los nexos empresariales entre el diputado federal por Michoacán, Jiménez Rumbo, con el jefe de la Familia Michoacana en Tierra Caliente, las aspiraciones de David parecen desvanecerse.

No así las del alcalde de Acapulco, quien cuenta con el respaldo de quienes le apoyaron en la pasada elección, sumado al apoyo que deja ser el presidente municipal del ayuntamiento con mayor cantidad de recursos en el estado.

Los deseos del grupo reunido en Tlalpan, para Velázquez, es una diputación plurinominal y la coordinación de la bancada perredista en el Congreso Local. Pareciera que han creado un TUCOE (Todos Unidos Contra Evodio).

El PRD tiene la disyuntiva en Acapulco: Evodio Velázquez Aguirre o Víctor Aguirre Alcaide. Aunque todo depende de la construcción de un frente estatal.

EL MOVIMIENTO CIUDADANO

Con tres puntos de preferencia en todas las encuestas aplicadas en Acapulco, el Movimiento Ciudadano ha insistido en quedarse con la candidatura de un frente ciudadano por Acapulco y olvida el resto del estado.

No han crecido y poco tendrían que estirar en la mesa cuando, en esos mismos trabajos, aparece muy arriba de ellos el nombre de Evodio Velázquez.

El Movimiento Ciudadano también tiene sus conflictos internos. El círculo íntimo de decisiones se ha convertido en un satalinista equipo de purgas y venganzas personales que han expulsado del seno waltonista a personajes tan cercanos al líder, como lo ha sido Victor Jorrín.

¿Quiénes encabezan ese grupo? Marbella Toledo, diputada federal; Magdalena Camacho, diputada local; Oliver Quiroz y Armando Tapa. De ese grupo nació la idea de postular, en lugar de Ricardo Mejía Berdeja, al cómico Javier Carranza, El Costeño, en Acapulco.

¿Es broma? En el MC, el grupo que toma las decisiones, se lo han tomado muy en serio, a grado tal que sería su propuesta para la candidatura del frente ciudadano en el puerto.

FIGUEROA SUMUTNY

El escenario de división que aparece en el PRD, la broma del MC y la ausencia de candidatos por el PAN, le ha favorecido al independiente Rubén Figueroa Smutny en Acapulco.

Con el apoyo del Partido Nueva Alianza y el del Trabajo, Figueroita, como le decían cuando militó en el PRI, abrió una ventana de posibilidades para competir por la alcaldía de Acapulco a través de un frente integrado por esos partidos, más la suma de los resentidos que habrían de renunciar a otros partidos, una vez que no les den ni una comisaría.

El PANAL tiene estructura, aunque nada que ver con las de PRI o PRD. El PT suma poca estructura. Cuando hay estructura y recursos económicos el panorama cambia. Figueroita tiene una posibilidad.

MORENA

El año 2006 no tiene significancia alguna para el Movimiento de Regeneración Nacional. Fue ese año, en Acapulco, Guerrero, en La Garita. Frente a la Iglesia. Ahí comenzó la violencia imparable que no permite conciliar el sueño a nadie.

Félix Salgado Macedonio, presidente municipal y Zeferino Torreblanca, gobernador, fueron copartícipes del manejo irresponsable de un asunto policiaco que se ha convertido en cáncer.

El protagonismo de Félix y las sospechas de que, quien fue su mando policiaco, se quedó con dinero de poderosos jefes de grupos criminales, fue el detonante de la guerra sin cuartel que aún se mantiene en Acapulco.

Imponer, desde la ciudad de México, a Félix Salgado Macedonio como coordinador estatal de MORENA, además de una ofensa a Acapulco es una suma que ya ha restado a quienes idolatran como a un Dios a Andrés Manuel López Obrador.

La incertidumbre, convertida en Kermes, de quienes aspiran a alguna candidatura por ese partido, se ha convertido en anhelo de un guiño del Jefe Máximo, para quienes aspiran a ser candidatos del único partido que aun toma decisiones verticales desde el centro del país.

Sin candidatos visibles, los MORENOS tienen un escenario ominoso. La ausencia de decisiones y jugar al ratón loco con los aspirantes a candidatos es un camino seguro al fracaso.

OTROS CANDIDATOS

También se juegan diputaciones y regidurías. Anoten que el joven diputado Eduardo Cueva pretende saltar de la diputación local a una federal. También que en el distrito tres de Acapulco aparece Rogelio de la O muy arriba y que todos los partidos, con excepción del PRI, no respetarán las cuotas de género y juveniles. Postularán a los mismos viejos militantes que ya han pasado por el camino del poder y se han corrompido.

FINAL CON UNA DE JUAN DE DIOS PEZA

Concluyamos éstos escenarios con un fragmento:

“El carnaval del mundo engaña tanto, que las vidas son breves mascaradas; aquí aprendemos a reír con llanto y también a llorar a carcajadas”.

(Juan de Dios Peza. Reír llorando)

About the author

Artículos relacionados

JOIN THE DISCUSSION