Miradas de reportero: Carmen y Río Doce nominados a premios RsF, por resistir

Por Rogelio Hernández López
Entre dieciséis periodistas y medios que padecen regímenes extremadamente cerrados a la libertad de prensa en Europa del este, de medio oriente y el sudeste asiático, el semanario Rio Doce y Carmen Aristegui fueron nominados para recibir el reconocimiento anual de Reporteros sin Fronteras (RsF) “por su profesionalismo (e), independencia”.
Balbina Flores, corresponsal en México de RsF envió el jueves 30 la lista de 18 nominados, entre los que se premiaran sólo a tres. Quienes lean las razones de la preselección seguramente también se sacudirán por los padecimientos de la mayoría de los enlistados por ganarse el derecho a trabajar en libertad.
Regímenes muy duros
De los regímenes altamente cerrados a la libertad de expresión –y por ende de la prensa–, la nominación de RsF informa de tres casos extremos: en Vietnam se le arrebató su ciudadanía y se expulsó al director de un blog; en Cambodia fue clausurado en diario digital que ya había dejado de ser impreso por presiones; ambos países son de economía y sistema políticos comunistas. En Tanzania (África del sur) una plataforma de noticias digital que denuncia corrupción de empresas es multipresionada de muchos modos para revelar la identidad de sus fuentes y colaboradores secretos.
De los países con sistemas ex comunistas y autoritarios (cerrados) se enlistan la mayoría de los casos de padecimientos extremos de medios y periodistas. Se registran los casos de un periodista juzgado por un tribunal militar por hacer un libro; en Azerbaiyán se apresó al director de una agencia; en Rusia se encarceló por 5 años a periodista independiente; en Afganistán una estación de radio de mujeres debió cerrar 7 años y al reabrir, en 2017, nuevamente el gobierno la acosa por rebelar violencia contra su género; en Turquía una plataforma web que asila a periodistas acosados o perseguidos fue bloqueada oficialmente y en la India, otro periodista que investigó al primer ministro es copado por mensajes de odio y amenazas de muerte.
De América Latina, donde es legal la libertad de prensa, RsF nominó a un fotoreportero de Venezuela que ha sido agredido varias veces y despojado de sus equipos por tomar imágenes de la crisis político-social del régimen constitucional;  en El Salvador, padece todo tipo de presiones una revista que investigó a un escuadrón policial que asesina a pandilleros.
Dos de México.
Y, en ese contexto, entre un total de 18 nominados contrastan dos México. El resumen de de RsF expone lo siguiente:
“Río Doce es un semanario publicado en versión impresa y electrónica que fue fundado en 2003 en el estado de Sinaloa, México, uno de los más afectados por el crimen organizado. La revista se especializa en la elaboración de reportajes que requieren investigaciones de largo aliento. Debido a que posee una línea editorial independiente y una postura crítica, muchos de sus periodistas han sido amenazados y Río Doce ha sido descalificado públicamente por las autoridades de Sinaloa. El 15 de mayo de 2017 uno de sus fundadores, Javier Valdez Cárdenas (quien también era corresponsal de la Agence France-Presse, AFP), fue asesinado a balazos por hombres encapuchados. El periodista se especializaba en el tema del narcotráfico. Su asesinato causó conmoción en todo el país y dio lugar a numerosas manifestaciones en solidaridad con los periodistas.
Carmen Aristegui, importante figura del periodismo mexicano, nunca se ha andado con rodeos cuando se trata de denunciar la corrupción. Esta periodista, que conduce el programa “Aristegui” en CNN en español y dirige el sitio web informativo Aristegui Noticias, desde hace años padece presiones y amenazas debido a su labor periodística y a su posición crítica frente al gobierno. En noviembre de 2016 robaron las oficinas de Aristegui Noticias, sustrajeron de la redacción dossiers de investigaciones en curso. En junio de 2017 periodistas y activistas denunciaron que el gobierno mexicano empleaba tecnología informática (el software malicioso Pegasus) para vigilar de forma ilegal a periodistas. Carmen Aristegui fue víctima de este programa espía; Aristegui Noticias había revelado el escándalo de la “Casa Blanca” –caso de corrupción en el que estuvo implicada la esposa del presidente de la República–. La periodista ha sido reconocida a escala internacional con diversos premios por su trabajo”.
El anuncio de la organización civil internacional de origen francés, informa que “el próximo 7 de noviembre Reporteros sin Fronteras y TV5 Monde entregarán el Premio por la Libertad de Prensa. En una ceremonia que se realizará en Estrasburgo, en el marco del Foro Mundial para la Democracia, se reconocerá a los ganadores en tres categorías: periodista, medio de comunicación y periodista-ciudadano.
Año con año –prosigue el comunicado oficial–, desde 1992, el Premio Reporteros sin Fronteras-TV5 Monde contribuye al avance de la libertad de información, reconociendo a los periodistas y medios de comunicación que se han distinguido en la defensa y promoción de la libertad de información. Los ganadores recibirán junto con el reconocimiento una recompensa económica que asciende a 2.500 euros (alrededor de 55 mil pesos mexicanos).
Esos reconocimientos de RsF, comenta este reportero, son a la constancia, a la resistencia. No son comparables con la mayoría de los que se entregan en México porque aquí es por reconocer algún trabajo, por trayectoria y en la mayoría de los casos por amiguismo o conveniencia política de los “premiadores”.
Y, aunque las de Rio Doce y Carmen contrasten con las nominaciones de los otros dieciséis medios y periodistas por trabajar bajo regímenes extremadamente duros hay que felicitar públicamente a los equipos de reporteros de ambos por seguir sorteando cerrazones y riesgos. Su terquedad y resistencia los han insertado en ese periodismo de referencia que se hace necesario en todo país.

About the author

Artículos relacionados

JOIN THE DISCUSSION