De las consecuencias…

Un 12 de Octubre, como el jueves retropróximo, pero de 1492, un navegante aventurero genovés llegó a nuestro continente del puerto de Palos, en España, de donde salió un 3 de Agosto de ese año, con la incierta meta de llegar a las Indias, lugar a todas luces exótico y atractivo por la fábulas y leyendas que se habían creado al respecto sobre sus riquezas materiales, así como la producción de especias que tenían enloquecidos y fascinados a los europeos de entonces, bástenos recordar al respecto que como el mantenimiento de los cárnicos era muy difícil o casi imposible ( no había refrigeradores), lo que producía la podredumbre del producto y su consecuente presencia apestosa, al tener acceso a las especias que venían de la Indias Orientales las utilizaron para hacer sus embutidos con lo cual ya no apestaban e, incluso, le daban un excelente sabor, aunque ello no impedía la descomposición del elemento, el cual era irreversible.

Noticias y productos traídos por Marco Polo a Europa.
Para esto, este navegante de nombre Cristóbal Colón firmó un contrato con la reina Isabel de Castilla ( la “católica”, por haber conseguido junto con su esposo el rey Fernando de Aragón la reconquista de España de manos de los moros que la dominaron y civilizaron, pues eran peores, durante 800 años), llamado Capitulación de Santa Fe, el 17 de Abril de ese año.

Todos recordamos el grito de “ Tierra a la vista” de Rodrigo de Triana desde la nave capitana cuando llegaron a la isla de Guanahani, en las ahora llamadas Islas Bahamas, y que le pusieron San Salvador, después de una travesía de un poco mas de 2 meses por el océano Atlántico en las famosas tres carabelas llamadas La Santa María, la Pinta y la Niña ( aunque se dice que una no era carabela) y una tripulación de 90 hombres entre los cuales, además de aventureros, eran carne de presidio, piratas, ganapanes, la escoria de los muelles, pero con una gran y desmedida ambición de riqueza y gloria, como la de Cortés y sus huestes cuando se adueñaron de nuestras tierras.

Colón creyó haber llegado a la India y llamó a los nativos tahínos “indios” , recorrió las islas de Cuba y Haití ( La Española, Santo Domingo actual donde está, también la República Dominicana), pero lamentablemente para él, no encontró en esos lugares la riqueza que ambicionaba y así, el 24 de Diciembre encalló la Santa María y con la madera construyó un fuerte al que le puso por nombre Navidad. Ante la desilusión, 40 hombres se fueron y el regreso a España se hizo el 2 de Enero de 1493.

Colón nunca supo que había descubierto un nuevo continente, a pesar de sus cuatro viajes, pues esto se supo hasta 1507 por Américo Vespucio y Colón murió en Valladolid en 1506.

Las consecuencias de este notable descubrimiento, entre otras, fue el despojo permanente de las tierras de los naturales de este continente y, en especial, las que fueron conquistadas por España; el saqueo interminable de sus riquezas naturales que subsiste hasta la fecha como el petróleo por parte de los gringos e ingleses y la aparente interminable riqueza minera por los canadienses; la pérdida de su lengua, su religión, sus usos y costumbres que, a pesar de la brutalidad de la conquista, por suerte todavía subsisten algunas; la discriminación del indígena y su sometimiento vil a la mas despreciables de las acciones humanas, la esclavitud; la estratificación por castas y la explotación inicua merced a los impuestos a estas categorías; las alcabalas, los estancos; el diezmo a los curas, así como el pago por las celebraciones del culto que hasta la fecha se sigue cobrando; manutención de la ignorancia y la degradación a través del alcoholismo; el abuso sexual a sus mujeres y como cerecita del pastel la siniestra corrupción y su subsecuente impunidad.

En cambio, hay que reconocerlo ( lo hemos dicho “n” número de veces), obtuvimos nuestro pase al mundo y la cultura occidentales, de los cuales abrevamos, desde Grecia a nuestros días, pero caramba, qué caro nos costó y nos sigue costando el boleto. O usted, consciente lector,¿ Qué opina?

Fuente: Rodrigo Juárez Ortiz

About the author

Artículos relacionados

JOIN THE DISCUSSION