La fiscalía general del estado, ofrece una recompensa de un millón y medio de pesos

La fiscalía general del estado, ofrece una recompensa de un millón y medio de pesos a quien proporcione informes sobre los responsables de los homicidios del fundador del PRD en Guerrero, Ranferi Hernández Acavedo y tres personas más; y del ex presidente municipal de Zitlala, Francisco Tecuchillo Neri, hechos registrados el fin de semana pasado.

Ranferi Hernández, su esposa, su suegra y su chofer fueron asesinados y posteriormente sus victimarios prendieron fuego a la camioneta en que viajaban -con los cuerpos dentro- en la carretera que comunica a Ahuacuotxingo con Chilapa, la noche del sábado pasado.

En tanto que Francisco Tecuchillo fue encontrado en la cabecera municipal de Chilapa con una lesión profunda de arma blanca en el cuello, y perdió la vida cuando era atendido de su herida.

La violencia no ha sido privativa de la zona de la Montaña Baja de Guerrero. En la zona cento, en el municipio de Juan R. Escudero, la policía comunitaria denominada Frente Unido por la Seguridad y el Desarrollo del Estado de Guerrero (FUSDEG) impuso un toque de queda en la ciudad de Tierra Colorada, cabecera de esa municipalidad.

En esta ocasión, el Fusdeg publicó un comunicado en su página oficial de Facebook, en el que notificó esta determinación, resultado de un acuerdo de los consejeros de esa organización de civiles armados del pasado 15 de octubre durante una asamblea general.

Desde marzo pasado en el municipio de Chilapa y Tixtla se difundió también en redes sociales que quedaba prohibido para la sociedad en general circular por las calles de las cabeceras de ambos municipios a partir de las 23:00 horas, debido a la ola de violencia que se desató en esa zona, a pesar de los tres reforzamientos de seguridad un han anunciado el gobierno estatal y federal en conjunto.

Tan solo en el caso de Chilapa, las organizaciones de familiares de desaparecidos informan que de enero a la fecha se han registrado por lo menos 200 homicidios y van más de 500 familias desplazadas por la violencia.

Ahora es en la cabecera de Juan R. Escudero, donde se informa a la ciudadanía en general -a través de las redes sociales- que los motociclistas no podrán circular después de las 22:30 horas y nadie podrá transitar por las calles después de las 00:30 horas si no tiene “estricta necesidad” de hacerlo.

Del mismo modo, el Fusdeg prohíbe circular en el tramo de la carretera federal Chilpancingo-Acapulco, a la altura de Tierra Colorada a los automóviles que tengan vidrios polarizados, a menos que tengan los vidrios abajo.

También argumentan que la medida es para “prevenir desgracias a la población por posibles ataques de la delincuencia organizada”.

Y es que el pasado 28 de septiembre un grupo armado atacó la comandancia del FUSDEG con rifles de alto poder y granadas. Más tarde, rafaguearon las casas de tres consejeros de la organización. El saldo fue de un comandante asesinado.

En tanto que el 13 de octubre, un grupo del FUSDEG fue emboscado por hombres armados en el tramo Tierra Colorada-Ayutla, a la altura del río Omitlán. El saldo fue de tres muertos y dos heridos, una de las víctimas mortales era el chofer de un torton que circulaba por el lugar.

El FUSDEG ha responsabilizado de estos hechos a la Policía Ciudadana de la Unión de Pueblos y Organizaciones del Estado de Guerrero (UPOEG), misma que se ha deslindado de los ataques.

Ambas organizaciones sostienen una confrontación por el control de la región desde hace más de dos años, que ha dejado más de 20 muertos.

Fuente:

About the author

Artículos relacionados

JOIN THE DISCUSSION