El Aguacate; pueblo de Taxco, a punto de ser aplastado por gigantescas rocas 

 
*** Rodó la primer piedra del cerro y de milagro no aplastó seis casas; quedó atorada en una camioneta 
 
*** El municipio dice que “no hay riesgo” y, el presidente Peña Nieto ni se enteró de esta situación, durante su visita del sábado 
 
*** Ya el sismo dejó a seis familias sin hogar, y dañó la mitad de las casas  
 
Jonathan Cuevas/API
Reportero
 
El Aguacate, Gro. 01 de Octubre del 2017. (Síntesis de Guerrero).- El pueblo de El Aguacate, en Taxco, Guerrero, está apunto de ser aplastado por gigantescas rocas que han empezado a rodar desde lo alto de un cerro, derivado del sismo del pasado 19 de septiembre y las constantes lluvias de esta temporada.
Aunque el hecho fue reportado inmediatamente a Protección Civil del municipio, la dependencia envió a algunos elementos a realizar sólo la inspección de una roca que rodó unos 500 metros en picada y, quedó atorada de milagro en una camioneta, pero está apunto de aplastar al menos seis casas.
El vehículo en el que quedó atorada la piedra, es una camioneta Chevrolet tipo Silverado, modelo 2001, propiedad de don Fructuoso Bahena Martínez, de 58 años de edad, quien tiene su casa a escasos 20 metros de la roca.
Se trata de una piedra de entre cuatro y cinco metros de diámetro, con un peso aproximado de 34 toneladas que, tras rodar sobre el cerro cayó primero en la carretera de terracería que comunica a este poblado con otros de Ixcateopan de Cuauhtémoc, dejando sobre la vía un hundimiento de casi dos metros de profundidad.
Esto sirvió como contención para que la roca no siguiera rodando hasta la casa de don Fructuoso, pero bajó al menos 5 metros más hasta el patio de su casa, donde estaba estacionada su camioneta que quedó totalmente aplastada.
La familia y otros pobladores que están en riesgo colocaron troncos entre el suelo y la piedra para evitar que siga rodando, sin embargo, llevan la medición del movimiento y, han notado que cada día se inclina más, por lo que temen a que en cualquier instante siga su curso.
Esta roca rodó apenas el pasado jueves 28 de septiembre, aplastando todo a su paso, incluso árboles.
Los pobladores afirman que se soltó de un peñasco en lo alto de un cerro, como consecuencia del sismo del pasado 19 de Septiembre y las constantes lluvias que han caído con gran intensidad en la zona.
Don Fructuoso es campesino y se dedica a la siembra de maíz, y cuando rodó la piedra no estaba en casa, sin embargo, su esposa, hijos y nietos se llevaron el mayor susto de su vida al escuchar el estruendo y golpeteos de la enorme piedra cuando venía rodando. Incluso pensaron que “ya se venía el cerro completo”.
Los pobladores de El Aguacate subieron el 29 de Septiembre a revisar la zona donde estaba la roca y, se encontraron con que hay al menos cinco piedras más, con dimensiones similares y una “mucho más grande” que ya están sueltas, también a punto de rodar.
Por las direcciones que podrían tomar las rocas, la gente teme que todo el pueblo pueda ser aplastado, ya que no hay más de 50 casas y mismo número de familias en este poblado, ubicado apenas a media hora o 40 minutos en vehículo, de la cabecera municipal.
Con respecto a la primer piedra que cayó, Protección Civil municipal acudió a realizar una inspección y dijo a las familias que “no se preocuparan”, porque la piedra quedaría atorada en el sitio donde está actualmente (sobre la camioneta de don Fructuoso).
Aún así, prometieron regresar para demolerla, pero durante todo el fin de semana, las familias se quedaron esperando y se quejaron de que los elementos de Protección Civil solo acudieron a “tomarse la foto para el facebook”, dejando a las familias en riesgo.
Devastación por el sismo 
El Aguacate es una comunidad en la que abunda la vegetación y los frutos de todos colores y sabores. Todo luce verde dentro y alrededor, con paisajes espectaculares entre peñascos, montañas y llanuras, abrazadas por abundante neblina.
Sin embargo, no sólo existe el riesgo de que el pueblo quede aplastado literalmente. El temblor del 19 de Septiembre ya dejó estragos.
Hay aquí 25 casas y familias afectadas, de las cuales, al menos 6 perdieron en su totalidad la vivienda, pues aunque sólo una se derrumbó totalmente, otras cinco ya no pueden ser habitadas.
Prácticamente la mitad del pueblo resultó damnificada por el sismo, y el gobierno no ha ido a este sitio para censar formalmente a las familias que necesitan reconstrucción de su casa.
En su mayoría, las viviendas son hechas a base de adobe con revoque de cemento, con acabados de madera.
Es un pueblo de agricultores. El maíz, el haba, los chicharos y la calabaza, son los productos que la gente lleva a vender hasta la cabecera municipal para obtener ingresos. También hay ganaderos, pero todo a pequeña escala.
Las personas solicitaron a las autoridades de los tres niveles de gobierno que ayuden a las familias que perdieron sus bienes y, sobre todo atiendan de manera urgente el problema de la caída de rocas, para evitar desgracias.
El sábado pasado, dijeron que ni siquiera se enteraron de la visita del presidente Enrique Peña Nieto a la cabecera municipal de Taxco, y les hubiera gustado acudir para exponerle la situación de su pueblo. (Agencia Periodística de Investigación) 

About the author

Artículos relacionados

JOIN THE DISCUSSION