Contexto Político: ¿Quiénes temen a Evodio?

Por Efraín Flores Iglesias

 

Sus adversarios están atentos a cada paso que da. Si dice y hace algo, luego luego se van sobre él. Y si no, también. Nada les gusta.

Les angustia que en 2018 consolide su carrera política. Por eso lo quieren frenar a cualquier costo, tal como lo quisieron hacer en la pasada elección.

Hay quienes lo ven repitiendo como alcalde y otros lo ven más allá: en el Senado de la República.

En efecto, me refiero a Evodio Velázquez Aguirre, el joven político perredista que en 2015 fue electo alcalde del municipio más importante –política y económicamente hablando– del estado de Guerrero: Acapulco.

Sus principales detractores son los priistas Fermín Alvarado Arroyo y Samuel Reséndiz Peñaloza, así como Ricardo Mejía Berdeja (el peón predilecto de Luis Walton Aburto, dueño de Movimiento Ciudadano en Guerrero).

Llegar a la presidencia municipal de Acapulco no le resultó fácil a Evodio Velázquez. De entrada, tuvo en su contra a tres ex gobernadores: Ángel Aguirre Rivero, Zeferino Torreblanca Galindo y René Juárez Cisneros. Veamos por qué.

Antes de la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa en Iguala, Ángel Aguirre impulsó desde la gubernatura a su vástago Ángel Aguirre Herrera para ser alcalde del puerto y por todos los medios trató de bloquear a Evodio Velázquez. No lo logró.

Un mes después de la tragedia de Iguala, Aguirre dimitió en el cargo y el líder máximo de la expresión Nueva Mayoría avanzó y logró la candidatura.

El ex gobernador Zeferino Torreblanca se registró como candidato del PAN a la Presidencia municipal. Lo hizo con el claro propósito de dividir al PRD. Hubo perredistas que operaron silenciosamente a su favor y que ahora pretenden cargos en Morena.

El hombre de la Z ya fue antes alcalde del puerto (1999-2002) y era (sigue siendo) ampliamente conocido. No le fue mal en la votación, pues logró el tercer lugar.

René Juárez también topó con pared. Su gallo Marco Antonio Terán Porcayo fue derrotado por el joven perredista.

El error del PRI fue no aliarse con el PVEM, porque si fuera así, el escenario sería otro.

Evodio ganó por los votos que le aportó el Partido del Trabajo en la jornada electoral.

Pero queda claro que tres ex gobernadores no pudieron derrotar al entonces joven de 37 años.

También hay que dejar claro que hubo otros perdedores que hasta la fecha siguen poniéndole zancadillas. Me refiero a los ex alcaldes Manuel Añorve Baños y Luis Walton Aburto, quienes quieren regresar al poder a través de sus peleles.

La última vez que el PRI gobernó Acapulco fue en el trienio 2009-2012 con Añorve, tiempo en que el narcotraficante Édgar Valdez Villareal (“La Barbie”), del cartel de los Beltrán Leyva, era amo y señor del puerto. Además, fue en ese trienio en que más se endeudó al Ayuntamiento. ¡Zas!

Luis Walton, por su parte, gobernó en el trienio 2012-2015 y tuvo un triste desempeño, pues gracias a él los acapulqueños se quedaron sin policías y el turismo fue a la baja. Y, por si no fuera poco, fue evidenciado por Profeco de que en su gasolinería de “La Diana” vendían litros de gasolina incompletos a los automovilistas.

Y si logró ser alcalde en 2012 fue por el apoyo del PRD, ya que con los votos de MC no lograría ese sueño dorado. Recordemos que en 2002, 2005 y 2008 fue derrotado por Alberto López Rosas (PRD), Félix Salgado Macedonio (PRD) y Manuel Añorve (PRI), respectivamente.

Añorve impulsa a su esposa, la diputada federal Julieta Fernández Márquez, para la Alcaldía. Y para la estrategia de golpeteo contra la actual administración municipal tiene a su amigo Fermín Alvarado Arroyo. Sí, el magistrado del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) que en mayo de 2005 fue destituido del cargo.

Mientras que Walton opera para que el coahuilense y actual diputado local, Ricardo Mejía Berdeja, sea alcalde el próximo año.

Lo que muchos olvidan es que MC quedó en cuarto lugar en la pasada elección de alcalde en Acapulco con su candidato Víctor Manuel Jorrín Lozano.

Evidentemente Evodio Velázquez tiene varios adversarios políticos, mismos que intentan ponerle trabas rumbo a la elección de 2018. Y es normal que no todos lo vean bien, sobre todo, los que añoran los privilegios que tuvieron en el Ayuntamiento porteño y en la Capama.

El alcalde acapulqueño no ha manifestado aún si buscará la reelección u otro cargo. Es más, este martes al ser entrevistado por varios medios de comunicación fue muy claro al respecto.

“En los tiempos que marque la ley platicamos, yo no tengo ninguna prisa, no tengo ninguna condición diferente más que dar buenos resultados”.

Y remató diciendo: “Las valoraciones, las haré cuando la ley me lo permita, ahorita no tengo ningún distractor ni político ni de ninguna índole. Tomaré en cuenta, mi principal trabajo, mi prioridad se llama Acapulco, soy alcalde de Acapulco”.

Si bien es cierto, algunos sectores del PRD han invitado a Evodio Velázquez buscar la reelección o un escaño en el Senado de la República, pero es solamente eso, invitaciones. Por el momento ha dejado claro que su prioridad es seguir trabajando por Acapulco.

Si sus adversarios del PRI y MC son tan competitivos como dicen, no deberían estar preocupados por lo que haga el alcalde de Acapulco. Y si se preocupan es porque ven con potencial político a Evodio Velázquez.

Comentarios: E-mail: efrain_flores_iglesias@hotmail.com; Facebook: Efraín Flores Iglesias; Twitter: @efiglesias

About the author

Artículos relacionados

JOIN THE DISCUSSION