Hablando de mujeres y de frentes

¿La gran pregunta en Morena es de dónde va a sacar una candidata para Acapulco de aquí al próximo domingo? El pasado viernes su Consejo Estatal decidió que las coordinaciones de organización -léase precandidaturas- de Acapulco, Chilpancingo, Iguala y Zihuatanejo serán para mujeres, lo cual está muy bien en cuanto al tema de la paridad de género.

El problema es que en el municipio con el padrón electoral más grande del estado sólo varones habían alzado la mano, aunque hay que decirlo, la mayoría de bajo perfil.

Si acaso Gabino Solano Ramírez y Javier Morlett Macho, ambos economistas, el primero es además doctor en Ciencia Política y Administración Pública, catedrático universitario y con amplia trayectoria en la izquierda; el segundo es un personaje apreciado en la sociedad civil.

De ahí en fuera nadie más pintaba. Las mujeres más conocidas que se habían acercado a Morena ya fueron incluidas en otras ternas, como es el caso de las ex perredistas Rosario Merlín y Abelina López que competirán por diputaciones federales, y la presidenta de la Canacintra, Yoloczin Domínguez para el Senado.

El líder de Morena Pablo Amílcar Sandoval Ballesteros había advertido a los aspirantes que debían definir por qué espacios querían ir, porque no habría oportunidad de brincar a otro si no resultaban ganadores de la encuesta que se va a aplicar.

La decisión de llevar mujeres en esos municipios fue operada por el enlace de la dirigencia nacional César Núñez Ramos y al secretario general Marcial Rodríguez Saldaña, quienes le complicaron la chamba a Pablo Amílcar Sandoval, a quien dejaron nueve días (y ya pasaron dos) para encontrar prospectas.

El 17 de septiembre es la fecha fatal. Por cierto, la única mujer que ha manifestado interés por ser alcaldesa en este municipio es la diputada federal Julieta Fernández Márquez.

Esto es en el PRI. Resulta ilógico que en la izquierda en la que militan la mayor parte de las activistas por la paridad de género y la participación de la mujer, sólo se queden en reclamos y no exista ninguna que busque hacer efectivas sus demandas participando en el proceso por la presidencia municipal.

¡Ahí está Morena! *El Frente Ciudadano* Si en el partido de Andrés Manuel López Obrador la lucha interna ha complicado las cosas, en los demás partidos de izquierda no hay tampoco nada definido aún.

La integración del llamado Frente Ciudadano por México es por el momento una carta de intención, pero no una coalición electoral consumada. A nivel nacional faltaría que los aspirantes presidenciales, sobre todo del PAN y el PRD se realmente estén dispuestos a ceder y apoyar al que resulte el candidato.

Falta además que en los estados se logren acuerdos, ya que el convenio signado ante el INE no es vinculante. En el caso de Guerrero hay sectores del PRD que no digieren ir con el PAN, y en Movimiento Ciudadano, hay desconfianza hacia la injerencia de la cúpula nacional perredista ya que los Chuchos les jugaron chueco en el pasado proceso por la gubernatura al dar el albazo designando a su candidata, lo que dio al traste a la coalición que se cocinaba, lo que resultó en que el PRI recuperara Guerrero.

El discurso ideológico será además una bandera del PRI y de Morena que pesará en campaña, aun cuando un sector importante del priismo, el que encabeza Manlio Fabio Beltrones, ha sido impulsor de la construcción de gobiernos de coalición.

El convenio firmado por PAN, PRD y MC, es eso, un acuerdo para construir juntos un proyecto de nación y un eventual convenio de coalición, que puede terminar o no en una coalición electoral. Por cierto que en Acapulco MC mandó un claro mensaje anticipado a través del regidor Arturo López Sugía en el Informe de Gobierno del perredista Evodio Velázquez Aguirre a cuya administración el edil reprobó por segundo año consecutivo y señaló la falta de resultados que es evidente ante los ciudadanos.

Una cosa es la posibilidad de una alianza entre partidos y otra que se vaya a encubrir la simulación y los excesos del alcalde, cuyos inexpertos allegados pensaban que el acuerdo nacional sería un muro que contendría los señalamientos de ineficiencia y abandono de sus responsabilidades.

Así las cosas… ¡No hay novedad en el Frente!

Fuente: Jesús Lépez Ochoa – Médula

About the author

Artículos relacionados

JOIN THE DISCUSSION