Contexto Político. El IEPC y sus voraces consejeros

 

Por Efraín  Flores Iglesias

 

———————

Es un insulto para el pueblo de Guerrero que los consejeros del Instituto Electoral y de Participación Ciudadana (IEPC) perciban jugosos salarios, mientras miles de ciudadanos ganan dos salarios mínimos al día ($160.08).

Para empezar, la consejera presidenta del IEPC, Maricela Reyes Reyes, percibe 275 mil 930 pesos al mes, y los otros seis consejeros cobran 216 mil 666 pesos, según la cifra que se dio a conocer durante la sesión de este lunes.

Cabe destacar que la titular del IEPC gana más que el gobernador Héctor Astudillo Flores, lo que contraviene al artículo 191 de la Constitución local, que se refiere a los servidores públicos y que en su fracción V señala claramente: “Deberán recibir una remuneración adecuada y proporcional a sus responsabilidades por el desempeño de su función. Ningún servidor público podrá recibir una remuneración igual o mayor a la de su superior jerárquico, ni superior a la establecida para el Gobernador del Estado”.

El citado artículo es muy específico al señalar que “son servidores públicos del Estado los representantes de elección popular, los funcionarios, empleados y, en general, toda persona que con independencia de su jerarquía o adscripción desempeñe un empleo, cargo o comisión dentro de los poderes Legislativo, Ejecutivo y Judicial, los Ayuntamientos, los Órganos Autónomos y los Órganos con Autonomía Técnica”.

Además, en los artículos 105, 106 y 125 de la misma Constitución se establece que el IEPC, es un órgano autónomo e independiente, dotado de personalidad jurídica y patrimonio propio, cuya función es la organización de las elecciones y demás mecanismos de participación ciudadana; y su actuación deberá regirse por los principios de certeza, imparcialidad, independencia, legalidad, máxima publicidad y objetividad.

En 2015, algunos medios dieron a conocer que para el año 2016 el mandatario estatal percibiría 146 mil 910 pesos mensuales, mientras que los secretarios de despacho cobrarían 125 mil 258 pesos.

Pero el 22 de enero de 2017, en un evento realizado en la Sala de la República de Casa Guerrero, Héctor Astudillo presentó un plan de 20 acciones para la estabilidad y el desarrollo que contempla disminuir 30 por ciento el salario y compensación del gobernador, vender activos innecesarios y apoyar a empresas, entre otros.

Dentro de los puntos se estableció también la disminución del 20 por ciento de salarios a mandos superiores y 10 a mandos medios; reducción de escoltas y choferes, aplicación de horario corrido para todo el personal y la congelación de plazas vacantes.

Dicha medida fue aplaudida por la mayoría de los guerrerenses, pero desafortunadamente algunas instituciones y órganos autónomos, como es el caso del IEPC, no les importa seguir cobrando jugosos salarios y beneficiarse de otros privilegios.

Qué bueno que el representante del PRD ante el IEPC, Nicanor Serrano Adame, haya evidenciado la falta de transparencia en que se conduce el Consejo General del órgano electoral, ya que ocultó observaciones de la Auditoría General del Estado (AGE) de 2015 y 2016 por sus elevados salarios.

Y eso no es todo. Resulta que la AGE requirió la reintegración de los recursos que los consejeros cobraron de más, dinero que no fue regresado y por lo que el órgano fiscalizador –dependiente del Congreso local– insiste en que se solventen sus observaciones.

Si se compara el salario que actualmente percibe el gobernador Héctor Astudillo y la consejera presidenta del IEPC, la diferencia es abismal. La consejera gana más de 150 mil pesos que el hombre que dirige las riendas del estado de Guerrero.

Doña Maricela Reyes debe apretarse el cinturón y dejar de servirse con la cuchara grande los recursos de los que dispone el IEPC.

También debe de quedar claro que los consejeros electorales de la entidad son los que menos trabajan, ya que las elecciones no se llevan cada año, sino cada tres.

Luego entonces, debe regularse el tabulador de salarios que perciben todos los funcionarios y miembros de órganos autónomos. Ya estuvo suave de que se sigan burlando de la alta marginación que prevalece en gran parte de la entidad.

ENTRE OTRAS COSAS… La que no ha superado su derrota y sigue lanzando dardos venenosos a diestra y siniestra, es Beatriz Mojica Morga, secretaria general del Comité Ejecutivo Nacional del PRD.

Doña Bety busca reflectores con miras a la elección del 2018, lo cual es válido. Pero confrontar por confrontar no la lleva a nada bueno. Ni en su partido la ven con buenos ojos por su actitud bélica e intransigente.

La perredista olvida que fue parte de una administración estatal corrupta, una administración que propició la tragedia de Iguala en 2014, motivo por el cual carece de calidad moral para cuestionar y darse baños de pureza.

Comentarios: E-mail: efrain_flores_iglesias@hotmail.com; Facebook: Efraín Flores Iglesias; Twitter: @efiglesias

About the author

Artículos relacionados

JOIN THE DISCUSSION