Ejecutados en el penal de las Cruces fueron sacrificados a la santa muerte

Por: Rosario García Orozco
Reportera

 

Chilpancingo, Gro., 16 de julio de 2017. (Síntesis de Guerrero).- El reclusorio de Las Cruces en el puerto de Acapulco, fue un centro ceremonial en el que fueron sacrificados a la Santa Muerte 28 internos el pasado 6 de julio.

Esa es una de las hipótesis en la investigación tras analizar la posición de los cuerpos, el nivel de violencia con que fueron ejecutados. Monedas, exceso de sangre, manzanas e imágenes; todo parece apuntar a que se trató de un sacrificio satánico.

Catorce de los reos fueron asesinados a palos con un nivel extremo de violencia.

Y aunque ya han rendido declaración la totalidad de los reos, solo 11 fueron ubicados como posibles co partícipes de esa ejecución, que da razón de la violencia que se vive en el puerto de Acapulco, la ciudad más violenta del país, desde hace por lo menos tres años.

La madrugada del 6 de julio se empezó a difundir de manera extraoficial el hecho; por la mañana de ese jueves ya se escuchaba en los noticiarios matutinos que se había generado una riña al interior del penal entre reclusos que pertenecían a grupos antagónicos de la delincuencia organizada.

Ese jueves en las primeras horas de la mañana, la información sobre la cantidad de víctimas mortales por la “riña” al interior del penal fueron muy confusas, primero de hablaba de 5 muertos, posteriormente la cifra subió a 8 y alrededor de las 3 de la tarde, ya concluida la primera etapa de la investigación se dio la cifra de 28 muertos por esos hechos.

Para ese momento el penal era todo un caos en su interior, pero la situación no era distinta al exterior, donde cientos de familiares de los reclusos, principalmente mujeres y jóvenes exigían saber los nombres de las víctimas. La demanda creció conforme pasaron las horas, hasta que molestos derrumbaron una parte de la malla ciclónica que resguarda el penal.

Fue el vicefiscal, José Antonio Bonilla Uribe, quien salió a dar el informe de los hechos a los familiares, y conforme fueron escuchando uno a uno los nombres de los reos ejecutados, el conflicto no mejoró, por el contrario, se recrudeció con reclamos más agudos y exigencia de la entrega de los cuerpos, pero sobre todo de justicia.

La imagen más dramática que empezó a circular en redes sociales y en medios electrónicos fue sin duda la de los cinco cuerpos decapitados, al frente, casi a la entrada del penal.

Fue hasta el siguiente día de los hechos cuando la línea de investigación no solo se quedó en una riña, sino que parecía haber cambiado a ejecución, porque al parecer todas los víctimas mortales eran pertenecientes al mismo grupo delincuencial, el CIDA.

Y fue entonces cuando empezó a tomar sentido la línea de investigación de un ritual a la Santa Muerte, versión confirmada por el propio gobernador Héctor Astudillo Flores, quien explicó que primero se encontraban al frente, muy a la vista, los cinco cuerpos decapitados; posteriormente 14 cuerpos más, ubicados frente a una imagen de la Santa Muerte, y sobre los cuerpos se apreciaron monedas regadas, a manera de ritual.

El mandatario estatal dijo en una primer entrevista para televisión nacional: “Lo ocurrido en el penal de Las Cruces fue un acontecimiento muy grave, delicado, fuerte. La realidad es que nunca había pasado algo así en Guerrero… pero pasó”.

El Grupo de Coordinavion Guerrero, a través de su vocero, Roberto Álvarez Heredia, habría informado que: “Lo que sucedió es que un grupo, que ya de por sí era hegemónico dentro del penal, le quitó la vida de manera cruel, salvaje, a los que no coincidían con ellos”.

Pero antes, Héctor Astudillo había declarado que entrevista previa, el mandatario ya había declarado que ese “grupo hegemónico” que gobierna en el penal de Las Cruces era el Cártel Independiente de Acapulco (CIDA), uno de los grupos más violentos de Guerrero, y que desde enero del 2016 protagonizaran ejecuciones sangrientas en el puerto con el registro de por lo menos 40 víctimas, y en junio de ese mismo año unas 70.

Según Astudillo Flores, los 28 reos fueron “seleccionados” por los integrantes del CIDA, sacados de sus celdas sin que los custodios hicieran nada por detenerlos.

De acuerdo a información tomada de páginas de internet sobre esoterismo y demás asuntos paranormales, las 3:33 es la hora del Tiempo Muerto o la Hora del Diablo, por lo que es muy posible que dicho ritual se haya realizado entre las 3 y las 4 de la mañana, la hora coincide con el reporte del momento en que se dieron los hechos.

El gobernador Astudillo Flores también habría mencionado que los policías encontraron los cuerpos de 14 reos ejecutados frente a una imagen de la Santa Muerte y que había monedas regadas sobre los cuerpos.

El fiscal general del estado, Xavier Olea Peláez, agregó dos detalles más en una breve charla con este medio de comunicación: la capa de la muerte era de color negro y entre los cuerpos había una manzana.

En busca de corroborar algunos detalles de la información, un seguidor de la Santa Muerte, confío que por como se dieron los hechos, las víctimas “seguramente fueron ofrecidas a la Santa Muerte”.

Y es que de acuerdo a esa creencia, las monedas que se dispersan sobre los cuerpos de los ejecutados son para obtener mayores ganancias económicas en los negocios de quienes ofrecieron el holocausto, en tanto que la manzana es para pedir que no les falte nada a quienes forman parte de la organización que ofreció el sacrificio.

Otra de las señales que dijo reconocer el seguidor de “la niña blanca” es que la imagen de la santa muerte tenía una capa negra, “es para que sufran los enemigos”.

Tras esos hechos violentos, no tardo la iglesia católica en fijar postura. El obispo de la diócesis Chilpancingo-Chilapa, Monseñor Salvador Rangel Mendoza, condenó el multihomicidio y el ritual de ofrecimiento a la Santa Muerte ocurrido en el penal de Acapulco. 

El líder católico hizo un llamado a las autoridades para que “investiguen a profundidad lo que está pasando en la cárcel de Acapulco”, y adelantó que si no se hace algo pronto, hay posibilidades de que se genere otra ejecución similar.

Y pidió a los guerrerenses no adorar a la Santa Muerte, porque “no es ningún personaje ni físico, ni humano, ni sobrenatural. La muerte es simplemente una circunstancia que se da cuando termina la vida. De santa no tiene nada. Nadie la ha canonizado porque no existe”.

Para el sacerdote Gregorio López Gerónimo, el culto a la muerte es una aberración, “es una contradicción, porque el enemigo a vencer es la muerte y a ella ya la venció Cristo. Yo lo adoro porque me da la garantía de ser vencedor con él, me hace partícipe de la vida inmortal”.

Además asegura que esa imagen no puede ser santa porque ese grado sólo se logra con méritos de caridad y santidad. No puedes adorar lo que no es adorable, no es vida. Te estás haciendo tarugo solo, no puedes adorar el vacío, la nada, al caos, la destrucción, la mu erte, la putrefacción”.

De acuerdo al avance de las investigaciones 11 reos participaron en esos hechos, además tres custodios de ese penal ya fueron vinculados a proceso, de los 30 custodios que laboraron esa noche en el Cereso de las Cruces.

En tanto, desde el 7 de julio, por lo menos 13 presos han sido trasladados a otros penales, para evitar que se repitan hechos violentos en ese reclusorio.

About the author

Artículos relacionados

JOIN THE DISCUSSION