La cinta Han matado a un hombre blanco, basada en la novela de William Faulkner sobre la tensión racial, de enorme vigencia

Una mirada a los problemas de odio e injusticia de EU

 

·        La realidad estadounidense sigue siendo la misma que refleja esta película, hay prejuicios que aún sobreviven, expresó  Héctor Toledano en el ciclo Charla Cine y Literatura

 

Audio: Adjunto

William Faulkner es un escritor esencial no sólo para entender a los Estados Unidos, sino al género humano y Han matado a un hombre blanco es una película, que en términos políticos, tiene una enorme vigencia, expresó el escritor Héctor Toledano durante la Charla Cine y Literatura: William Faulkner, realizada este lunes 10 de abril en la Cineteca Naacioal

La Sala 4 Arcady Boytler de la Cineteca Nacional fue la sede de sesión del ciclo en la que se abordó el tratamiento del director cinematográfico Clarence Brown en su cinta Han matado a un hombre blanco a la novela Intruder in the Dust (Intruso en el polvo) de William Faulkner.

En la mesa participaron el escritor Héctor Toledano y Raúl Miranda, subdirector de Documentación y Catalogación de la Cineteca Nacional. Cine y Literatura: William Faulkner es un ciclo de charlas organizado por la Cineteca Nacional y la Coordinación Nacional de Literatura del Instituto Nacional de Bellas Artes en torno a la obra del escritor y poeta William Faulkner y su relación con el cine, a partir de examinar y comentar diversas películas que tuvieron como fuente de inspiración obras del autor estadounidense.

Han matado a un hombre blanco (1949), del director estadounidense Clarence Brown, está basada en la novela Intruder in the Dust (1948) de William Faulkner y narra la historia de Lucas, un hombre negro, que es culpado, sin pruebas, del asesinato de Vison Gowrie, un hombre blanco.

La cinta muestra cómo John, un abogado prejuicioso, Miss Habersham, una anciana amorosa y Chick, un adolecente compasivo, arriesgan sus vidas para buscar pruebas y demostrar, a cualquier costo, la inocencia de Lucas y así evitar su linchamiento.

Ambientada en 1940 la cinta ofrece una mirada a los problemas raciales, de odio, de injusticia y el modo de vida del sur de Estados Unidos, temas que le costaron la censura a Faulkner.

Raúl Miranda detalló que Han matado a un hombre blanco es una película que surgió justo el mismo año en que William Faulkner ganó el Premio Nobel de Literatura, por lo que es una cinta única.

“Una obra poco exhibida, de esas cintas que van a ser muy prendidas para los norteamericanos por el tema del racismo, por lo que saldrá a cuentagotas a lo largo de la historia cinematográfica de Estados Unidos, porque tiene una trama que a Hollywood no le interesaba.

“Es una película de género americana, es decir, fundacional de la historia del cine norteamericano y es una obra del periodo de madurez de Clarence Brown, un director un poco olvidado”.

Héctor Toledano comentó que Han matado a un hombre blanco es una película que corresponde a la etapa de madurez de Faulkner, tal vez de mayor éxito, ya que para ese año (1949) era un escritor consagrado.

Agregó que la novela también fue muy exitosa ya que aborda directamente el asunto de la tensión racial en el sur de Estados Unidos y específicamente de los linchamientos de personas negras.

“Debo decir que no es una de las obras emblemáticas de Faulkner para mí gusto, ya que no es una de las cinco o seis que son las centrales de su canon. Algo que llama la atención de la obra es que él trata de hacer una novela policiaca, donde hay un misterio.

“Destaca el tratamiento narrativo que es un intento del escritor de hacer una novela negra donde hay un misterio criminal que se va develando con pistas falsas y verdaderas, y que acaba teniendo un final inesperado. Al ser policiaca, contribuye a que se haga una película taquillera”.

El narrador puntualizó que la cinta es muy efectiva ya que al igual que el libro, plantea un contraste entre el mundo de la “normalidad americana” y una situación barbárica: linchar a personas sin hacerles un juicio, sin pruebas y sin abogado.

“También la película nos trasmite cómo esto era normal para la gente, ya que venían de todo el condado para ver el linchamiento como una cosa cotidiana, incluso casi hasta con palomitas. Además muestra cómo todos los blancos del pueblo están seguros de que Lucas es culpable y salen, mientras que toda la población negra está escondida, porque cuando pasaban estas cosas las turbas agarraban parejo”.

Héctor Toledano refirió que William Faulkner es un escritor esencial no sólo para entender a los Estados Unidos, sino al género humano y que Han matado a un hombre blanco es una película, que en términos políticos, tiene una enorme vigencia.

“La realidad estadounidense sigue siendo la misma que refleja esta película. Hay una serie de prejuicios e inequidades que aún sobreviven, las cuales se codifican en términos de derechos de los estados, asuntos de seguridad, lucha contra el crimen, una serie de eufemismos a los cuales si uno le rasca hay siempre debajo algo de raza, de la relación entre blancos y negros.

“Esto no sólo sucede en Estados Unidos, también en nuestra sociedad que tiene una carga de racismo importante. Hay situaciones entre nosotros que producen desigualdades sistémicas y mucha de nuestra población nunca aparece representada favorablemente en los medios de comunicación”, concluyó.

About the author

Artículos relacionados

JOIN THE DISCUSSION