Índice Político: La cultura nacional Vs. “la cultura de la corrupción” de EPN

Por: Francisco Rodríguez
 
La cultura nacional Vs. “la cultura de la corrupción” de EPN
 
Llegó la hora esperada, de regresar a las palabras su poder fundador, de conquista, de subversión. Es la gran tarea del presente mexicano, amenazado por ignorantes de dentro y de fuera. Nos quedan demasiadas armas culturales para resistir el embate de los embaucadores de toda estofa. Debemos rechazar las obras y documentos con pura estructura verbal, sin capacidad reveladora.
Alentar todas las expresiones auténticas de la música, la pintura, las tradiciones nacionales, el arte cinematográfico, el libro, las grandes aportaciones de los colectivos digitales, la poesía, el teatro, el arte urbano, rural y plástico, las leyendas, mitos, tradiciones, el arte popular, que deberán nutrir de hoy en adelante la formación estética, literaria y crítica de nuestra realidad.
No es casual que la imaginación, la espontaneidad y el ingenio de nuestro pueblo hayan querido ser desdeñadas por fríos académicos locales poseídos del embrujo extranjero de los ñoños. La pintura, la música, la danza, la literatura, la gastronomía, la arquitectura y el teatro mexicano son elogiados en todas latitudes, menos acá en el rancho grande.
 
Los moche$, detrás de las exposiciones foráneas
 
Los encargados oficiales de la cultura buscan entre los saldos museográficos de fuera, el pedacerío de las obras clásicas incompletas para traerlas al espacio de nuestras catedrales culturales, y así poder cobrar los moche$, indispensables para su ambición irrefrenable, aunque se lleven entre las patas cualquier dignidad, cualquier orgullo nacional.
‎Estamos llamados por esta coyuntura histórica a refrescar la memoria del gran esfuerzo de construcción de este país, donde todo intento de exaltación nacional ha sido un proceso de rebeldía anticolonial que siempre ha disgustado a las capas sociales que todavía insisten en preservar tenazmente toda dependencia estructural.
Conocer a profundidad el mensaje de la cultura mexicana y latinoamericana es descubrir que sus expresiones culturales han producido un diapasón generador de estados excitantes del espíritu, surgidos de costumbres, usos y tradiciones seculares que subliman lo mejor de la condición humana, así como recriminan sus procederes.
 
Debemos afirmar nuestra identidad frente al mundo
 
Son formidables testimonios de verdaderas hazañas de los ancestros, próximos y lejanos, en su afán por revelar los insondables secretos de la cultura y las aristas de nuestra auténtica antropología. Forman un haz de cuestiones, una conciencia de la tierra, que debemos establecer para afirmar nuestra identidad frente al mundo.
Los medios masivos de comunicación impresos y radioeléctricos hacen caso omiso de cualquier obligación con la identidad nacional. Repiten al extremo dañino los sonsonetes musicales de la enajenación tecno o la música industrial, que no ayuda. Es respetable, pero en estos momentos, superflua y vana.
Todos estamos obligados a ponernos la pila. La prensa, la radio y la televisión pública y privada, deben constituir vehículos de integración nacional y enaltecimiento de la vida en común y de sus valores. No es necesario hacer política ficción cuando existen infinidad de problemas que deben ser tratados con mínimos de ética y de imaginación.
 
Destacar los frentes de lucha: el campo, la fábrica, la escuela…
 
Dejar de producir programas para “jodidos” –El Tigre Azcárraga dixit— y desesperanzados es impostergable. En su lugar, adecuar los argumentos a la realidad social, orientar al pueblo para que adquiera conciencia de la necesidad imperiosa de su transformación económica, laboral, social y cultural. Destacar los frentes de lucha primigenios: el campo, la fábrica, la escuela, el trabajo.
Propiciar y estimular el estudio de la realidad nacional y de nuestra intrincada y generosa geografía. Contribuir a desarrollar la capacidad de organización, redistribución de los beneficios y aprendizaje de las tecnologías de punta entre las clases desposeídas. Todos vamos en el mismo barco.
Promover y difundir el conocimiento de los valores entrañables, folclóricos y artísticos del país, con objeto de estimular la manifestación de las expresiones auténticas de la cultura nacional y latinoamericana, como un primer paso para recuperar las raíces comunes y dirigir nuestra mirada hacia los iguales.
 
Los enclaves enajenantes nos indujeron a la sumisión
 
Difundir los valores universales de la cultura hacia todos los sectores y regiones, a través de permanente interacción, como una labor principal, dentro de la larga cadena de perfeccionamiento democrático y de olvido de los enclaves enajenantes que nos indujeron a la sumisión.
‎Es indispensable que los medios masivos de comunicación impresos y radioeléctricos asuman su responsabilidad en cuanto a la verdadera formación de una opinión pública, a través de la información veraz y del análisis de consuno, de los problemas sociales más importantes a resolver para la convivencia pacífica y alerta.
Lograr a muy corto plazo, porque estos tiempos convulsos no esperan, que, en una actitud honesta y responsable, pasen por el cedazo de los medios masivos de comunicación, las cuentas nacionales, los presupuestos de inversión y recuperación, la transparencia administrativa, el juicio popular contra la corrupción que nos corroe.
 
El billón de pesos, de las ZEE: ¡debe crear 10 millones de empleos!
 
‎Que la gente sepa, por ejemplo, que cualquier país latinoamericano que recibiera la inversión extranjera directa que recibe México, en los años menos afortunados, le alcanzaría para crear más de un millón de empleos anualmente. Si eso pasara aquí en el rancho grande, en estos cuatro años se hubiera acabado con el cáncer del desempleo, y hasta hubiera sobrado para proporcionar seguros por paro a todos los indigentes.
Saber, por ejemplo, que el dinero que iban a tirar al caño de la corrupción en el capital inicial de las Zonas Económicas Exclusivas de Vi(rey)garay –y su socio en este y otros “bisnes”, Gerardo Gutiérrez Candiani–, un billón de pesos, alcanzaría para crear, ‎a razón de cien mil pesos por cada puesto de trabajo, más de diez millones de nuevos empleos. Los suficientes para dar trabajo a desempleados y migrantes.
A menos, claro, que el Presidente Vi(rey)garay y su patético pelele Peña Nieto quieran contratar como cacharpos y albañiles a los migrantes, desperdiciando olímpicamente todo el bagaje de aptitudes y experiencias que esos desplazados obtuvieron en su exilio vergonzante. No hay que olvidar que son los héroes de la autosuficiencia alimentaria de los Estados Unidos, ¡por Dios!
 
Libertad cultural de expresión: refuerzo de la conciencia colectiva
 
Todo país en emergencia requiere de la participación consciente de sus ciudadanos en los procesos de producción y en la toma de decisiones políticas. Debemos detener a todo costo la cifra de analfabetas, de desnutridos, de la insalubridad… y establecer la presencia de mayores oportunidades de trabajo, de una mejor distribución de los ingresos, de una mayor afluencia a las fuentes formativas de la cultura popular.
‎La cultura es un derecho político por excelencia. La libertad cultural de expresión, antes de ser considerada como la posibilidad de opinar sobre cualquier materia pública, debe ser entendida como el reforzamiento de la conciencia colectiva sobre la problemática del país en que se vive. Si no es así, se trata de una apariencia, de un decorado en la sala.
 
El derecho a la cultura, para salvarnos del naufragio anunciado
 
Los grupos que sustentan el poder deben defender y respetar la conciencia política del pueblo. Esto puede lograrse a través de los medios de comunicación masiva y su empeño por recuperar el tiempo perdido, reconstruir los grandes períodos históricos de adulación al poderoso y de complicidad con ellos.
‎Empecemos por respetar los derechos políticos e inalienables de la cultura. Es el primer paso para salvarnos del naufragio. Tener lo que aquéllos nunca han tenido. Que pasen lista la música, el teatro, la cinematografía, la poesía, la literatura, las ciencias, las redes digitales, la danza, y todas las expresiones vernáculas y  artísticas de nuestro pueblo.
¿O usted qué haría?, cual pregunta el pedazo de ignorante que despacha en Los Pinos.
 
 
Índice Flamígero: Excelentes reportajes sobre nuestra cultura, hace dos noches la gastronómica de Oaxaca, ha presentado Carolina Rocha Menocal en Hechos, que conduce Javier Alatorre en TV Azteca. + + + Este jueves y mañana viernes, Alfonso Navarrete Prida estará en la capital imperial para informar a quienes debe que la reforma laboral –anti obrera— ya es constitucional. Tal confirma que las muy presumidas “reformas estructurales” fueron ordenadas y escritas en Washington. El secretario del Trabajo va como niño aplicado a que le pongan una estrellita en la frente, pero seguramente la nueva Administración trumpiana le exigirá más. + + + Reflexión de don Rubén Mújica Vélez: “¡Atrás de la raya que estoy chambiando! Nuevas frases de inolvidable “contundencia” del Ex protagonista mexicano: 1.- A los expulsados por Trump: “No están solos… yo también” 2.- A los mismos: “México… tierra de oportunidades… pero hasta el año 2040″. Al sombrío futuro se añaden las palabras huecas, la sumisión explícita, el santannismo a todo trapo. ¿Por qué en época aciaga tenemos solo homúnculos genuflexos, desvertebrados? Y el “hombre de confianza… de Trump, Videgaray, acude presuroso a EUA ¿a recibir nuevas ofensas en “acuerdos en lo oscurito… o nuevas cesiones en el altar del energúmeno?” + + + Con la novedad de que el abogado de Juan Armando Hinojosa Cantú y de su “constructora presidencial” Higa, Ulrich Richter Morales, anda muy activo, contento y entusiasmado en el círculo íntimo de AMLO. Se le ha visto poco antes del anuncio de los coordinadores –y a partir de ello, todavía más– con sus libritos de participación ciudadana bajo el brazo, repartiéndolos a diestra y siniestra, como voceador de cualquier esquina del centro. Hay quienes se preguntan si ¿pasará de ser defensor de Hinojosa a verdugo del mismo? Hay quienes apuestan a que sí. A que, a partir de su distraída moral y lealtad veleta, el resultado es obvio. Qué luego no se espanten Peña y socios, porque así como trae la cajuela de su auto pletórico de sus libritos, comparten el espacio los expedientes de Hinojosa Cantú – Higa – EPN. + + + Una buena entre muchas malas: México fue ratificado en enero de 2017 por el Consejo Mundial de Debate como la ubicación del 38° Campeonato Mundial Universitario de Debate (WUDC por sus siglas en inglés), el cual se llevará a cabo del 27 de diciembre de 2017 al 4 de enero de 2018. El WUDC es uno de los eventos intelectuales más importantes del mundo a nivel licenciatura, maestría y doctorado: cada año participan cerca de mil debatientes y un total de mil 300 personas. El Comité Organizador del evento, del que forma parte Marco Vinicio Bárcena Rodríguez, como vicepresidente, se compone de más de veinte jóvenes y por primera vez este campeonato tendrá lugar en Iberoamérica. México recibirá a jóvenes provenientes de más de 200 universidades extranjeras como Oxford y Cambridge, de Reino Unido; Monash, de Australia; Harvard, de Estados Unidos; la Universidad de Tel Aviv, de Israel; y la Universidad Tecnológica de MARA, perteneciente a Malasia. Asimismo, competirán universidades nacionales como el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM), el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y se lanzará una convocatoria para que participen más universidades de nuestro país. + + + Sugiriendo discreción, El Poeta del Nopalalter ego de don Alfredo Álvarez Barrón– envía su epigrama titulado “Un día sin mexicanos”:
 
Insultan, sin miramientos,
en su fatal cerrazón,
al hombre que con tesón
cultiva sus alimentos;
insólitos argumentos,
fuera de tiempo y lugar,
tendrán que poner a enfriar
sus ganas republicanas
pues son manos mexicanas
¡las que les dan de tragar!
 
Y un addendum del mismo Poeta:
 
Y aprovechando la cita,
a Trump, sin ningún pesar,
le podríamos recordar
¡a su santa madrecita!
 
 


Resultado de imagen para indice politico
 
Mensaje difundido bajo la protección del Art. 19 de la Declaración de Derechos Humanos, que señala: “Todo persona tiene derecho a la libertad de opinión y expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión”. Asamblea General de la ONU. 10 de diciembre de 1948.

About the author

Artículos relacionados

JOIN THE DISCUSSION