Miradas de reportero. Un poco de chacoteo y dos noticias para periodistas

 

Por Rogelio Hernández López
A muchas personas, el ambiente decembrino nos lleva a sensaciones que nos hacen mirar los hechos con poco de mejor humor. Por eso mismo este reportero intentaba orientar la columna para sus pares con asuntos que propicien sonrisas, pero muy pocas personas pueden hacerlo bien.
Los temas que esta semana se prestaban al chacoteo fueron:
De la hiriente: La diputada y presidenta de la Mesa Directiva del Congreso de Veracruz, María Elisa Manterola Sáenz, se ganó amplias reprobaciones de periodistas y políticos de su entidad porque se le ocurrió llegar a un brindis, del congreso local con representantes de medios de prensa, con fajos de billetes de 500 pesos y hacer “paquetitos de 2 mil pesos” para rifarlos entre reporteros, porque según dijo no le díó tiempo para comprar otro tipo de regalos.
Las reprobaciones se iniciaron de inmediato y se alzó una polémica que pronto se viralizó en redes redes sociales contra ella y periodistas que aceptaron el regalito. Las y los colegas que iniciaron la crítica a tal “generosidad” con recursos públicos fueron los que publican en Avc Noticias, E-Consulta, Crónica de Xalapa y les siguieron los de Proceso y Regeneración.
Y el hecho levantó una pregunta que aún no tiene respuestas precisas: ¿cuántos brindis de fin de año organizados con recursos públicos se hacen cada fin de año para dar o rifar regalitos a los “pobres” periodistas? Muchos sabemos que es una práctica añeja y heredada por demasiados servidores públicos y por lìderes de partidos y de asociaciones de empresarios.
 ¿Cuántos se hicieron así este año? Pregunté en las redes de colegas en Facebook. Y de facto me comenzaron a llegar relatos, de los que escogí los siguientes:
Los dos de Fayad. Ell gobernador de Hidalgo -me contaron- Omar Fayad Meneses, se puso más coloquial de lo que acostumbra y patinó dos veces: primero ante mujeres indígenas de Acaxochitlán, a quienes sugirió dormir con ropa para evitar embarazos y disminuir las altas tasas de natalidad en sus comunidades. Se le armó escandalera digital y no se frenó.
Luego, en un acto de agasajo a personal de educación, organizado por la sección 15 del SNTE, otra vez las cascada verbales de Omar Fayad lo metieron en problemas porque se le ocurrió rifar a dos personas para que repartieran cariño. La ocurrencia pudo haberse disuelto entre los tragos y la alegria navideña, de no ser porque una de estas  fue Sayonara Vargas, su Secretaria de Educación, quien se mostro primero sorprendida y luego pasó de renuente a expresiones de enojo.
Los dichos del gobernador, a los que poco faltó para que fuesen virales, suscitaron un intercambio de comentarios entre periodistas; por un lado varios lo justificaron que no lo hizo por molestar sino para hacerse simpático, como siempre ha sido “porque así es de extrovertido” y, por el otro flanco se acuñó la conclusión de que Fayad es una muestra, entre cientos, de que los polìticos cuando se suben a sus oficios de nombramientos de poder, “pierden la cordura y comienzan a sentir que pueden decir lo que sea, sin percatarse que humillan, fomentan el machismo y/o discriminan a las personas.”
Otra de Eruviel. La posada anual que invita a los periodistas del Estado de México, Eruviel Ávila Villegas, se impregnó del boato de los viejos tiempos. Fue a las 18:10 horas cuando el anfitrión descendió de un helicóptero con matrícula XC-EDM, al  salón Eduardo’s ubicado en calle Ignacio Zaragoza, y esquina con Av. Carlos Hank González, en la colonia Rinconada de Aragon; se lució también el podeoso dispositivo de seguridad; los corresponsales de la mayoría de los medios llamados nacionales y, por supuesto de los mexiquenses testificaron el concurso de imitaciones de artistas que hicieron algunos de sus colegas para ganar ¡Un Auto!  que al final se llevó Antonio Miranda del periódico Adelante, pero muchos de los 200 asistentes debieron conformarse con sistemas de sonido para teatro en casa….Ahora andan buscando a quien filtró fotos y esta versión para castigarlo “porque fue una posada privada” del Gober y sus 200 amigos periodistas.
Con casos con esos es difícil convertir la irritación en sonrisas cuando uno es purista del periodismo –como me etiquetó un colega con humor más enfermizo que el mío– . Prefiero invocar el buen humor con noticias buenas para el gremio
Las buenas
El John Reed para Julio. Una de las buena noticias para ciertos sectores de periodistas en México fue el anuncio de que Julio Hernández López, el columnista de Astillero en los sitios e impresos de La Jornada, obtuvo el reconocimiento anual a Trayectoria periodística 2016 que entrega el proyecto Cultural Revueltas de la Comarca Lagunera a través de la Fundación “John Reed” en México.
La presea “John Reed”, según la fundación le ha sido entregada a: María del Carmen Aristegui Flores (2012), don Julio Scherer García (2013), Elenita Poniatowska Amor (2014) y Lorenzo Francisco Meyer Cossío (2015).
La nota fue povocadora de orgullos y gustos entre los colegas cercanos a Julio. Una constancia es que en menos de 24 horas tuvo una reacción poco usual en las redes de periodistas de Facebook en las que estoy inscrito: 95 me gusta (likes) 18 compartidos (repetición en otros muros) y 40 comentarios, sumas de buenas a muy buenas –me comentaron los expertos— En las déjalo fueron cuatro veces más en el mismo lapso. sí fue gusto sincero.
Viene un estudio científico de los porqué se agravia a periodistas. Esta fue la otra buena noticia de la semana para ciertos sectores del gremio, en especial a quienes sí se ocupan en tratar de frenar el ciclo irrefrenable de agresiones al ejercicio de nuestra profesión en México.
La historiadora Celia del Palacio Montiel está terminando la primera investigación, con metodología científica sobre las tipologías de agravios, de agredidos, agresores. Tal investigación es respaldada por la Universidad Veracruzana, el Colegio de México y el Conacyt. Tiene relevancia porque niguna de las entidades de gobierno, ni las organizaciones no gubernamentales ha podido aportar estudios de ese perfil científico, ni siquiera una metodología para monitorear las agresiones.
La nota sobre la investigación la leí en el sitio expedienteultra.com y la presentó en forma de entrevista Alicia Mateos Barroso. La científica y escritora Celia del Palacio ya había coordinado un libro sobre el mismo tema Violencia contra periodismo, y lo presentó en 2015. Para ello juntó ensayos y artículos de periodistas de las entidades más violentas contra el periodismo. Ya habrá tiempo de conocer su nuevo producto, que servirá para mucho. Nos encontraremos en esta columna en 2017 con asuntos para periodistas.

About the author

Artículos relacionados

JOIN THE DISCUSSION