Epístolas Surianas

De Julio Ayala Carlos

NO ES GRATO, NADA GRATO que los maestros pierdan su empleo, como tampoco lo es que lo pierda alguna otra persona, dado la difícil situación existente, en donde lo que menos existe es empleo. Y no es grato porque no solo afecta a quien pierde el empleo, sino a toda su familia que sufrirá las consecuencias de la falta de ese ingreso.

En efecto, la pérdida de empleo se traduce en la falta de un ingreso económico regular, y para la familia en la reducción o la ausencia de éste, lo que nos lleva a la falta de comida, ropa y zapatos, y en algunos casos, de vivienda. Por eso no es nada grato saber que 951 maestros, aglutinados en la Coordinadora estatal de trabajadores de la educación Guerrero, se quedarán sin empleo.

Sí. Es triste y lamentable. Sin embargo, quienes serán dados de baja, hay que decirlo, sabían muy bien de las consecuencias de no asistir a la evaluación que establece la ley. Es decir, sabían muy bien que iban a ser despedidos si no se presentaban a la evaluación.

Es cierto. El maestro, los maestros deben tener todo el apoyo, el respeto y la consideración, pues son quienes enseñan a nuestros hijos y forjan el futuro del país; no se les debe, ni debería, regatear nada, pero, hay que decirlo, a quienes están en las escuelas, en las aulas, cumpliendo su papel.

Hay que decirlo. No es cierto, nunca lo ha sido, de que “el maestro luchando, también está enseñando”, porque el principal deber del maestro es enseñar, es educar, en las escuelas, en las aulas, por muy humildes que sean. Difícilmente los maestros pueden educar si están las calles, en las carreteras, tomando e incendiando edificios públicos, o saqueando negocios, mientras tienen abandonados a los niños, a los alumnos, por quienes dicen luchar.

No. Tampoco es cierto que se va a privatizar la educación, y que los libros de texto ya no serán gratuitos. Eso lo saben, aunque mienten, los que están en contra de la evaluación educativa, no porque les afecte, pues si reprueban no perderán su empleo ni mucho menos sus derechos laborales, sino porque no quieren someterse a la ley, a la Constitución, y al Estado como tal.

En fin, como decía al principio, es lamentable que casi mil maestros pierdan su empleo por no acudir a evaluarse, como lamentable que, por más acciones de protesta que podrían realizar, se pueda dar marcha atrás al despido. La culpa, por supuesto, es de ellos mismos, porque sabían las consecuencias de no presentarse a la evaluación, y son también culpables de ello sus dirigentes que los arrastraron a una aventura en contra del propio Estado.

A PROPÓSITO, TRANSCRIBO el comunicado difundido este miércoles 13 de julio por la Secretaría de Educación Guerrero al respecto: “En su interés por mantener correctamente informada a la ciudadanía, la Secretaría de Educación Guerrero comunica que la separación del cargo de 951 docentes encuentra su fundamento legal en los artículos 69, 74, 75 y 8º transitorio de la Ley General del Servicio Profesional Docente, por lo que estas acciones se encuentran por completo dentro del marco de la legalidad, ya que dichos docentes acumularon faltas injustificadas o decidieron no acudir a presentar la evaluación, omitiendo así su deber como profesionales de la educación.

“Por lo tanto, sostenemos lo dicho por las autoridades federales; no hay marcha atrás en la Reforma. Asimismo informamos que el cumplimiento del calendario de pagos se encuentra garantizado a la fecha, inclusive para los docentes cuyos nombres integran la lista publicada hoy por esta Secretaría.

“La SEG, insiste en mantener una postura abierta al diálogo formal y pacífico que abone al progreso del estado y que garantice mejores condiciones pedagógicas a los educandos de Guerrero, y a través de este medio hace un llamado a continuar en la vía de la legalidad”.

En fin. A ver qué sale de todo esto, pues el Gobierno federal es muy claro al señalar que la llamada Reforma educativa no se negocia, y en consecuencia, no hay marcha atrás en los despidos. Sin duda la Ceteg, y la Cnte, realizarán acciones de protesta, y lo más seguro que serán violentas, y como ocurre siempre, en agravio de la población que nada tiene que ver en su movimiento.

Comentarios: julio651220@hotmail.com

Previous article

Médula

Next article

Acta Pública

About the author

Artículos relacionados

JOIN THE DISCUSSION