Así Opina Oflo

Por: Oscar Flores

Los tiempos del Siglo XXI en materia de planeación, además de ser claros son constitucionalmente contundentes. Entendamos que todo inicio de gobierno debe ejemplificarse y tipificarse mediante sus planes y programas sectoriales que desarrollarán durante su gestión, los que son elaborados mediante su dirección y la convocatoria participativa de todos los actores del entorno económico, social y político.

También me anticipo en comentar que un importante porcentaje de la sociedad, se muestra reacia, escéptica e incrédula, por todo el historial de magros resultados de los mencionados instrumentos de planeación, situación que obedece a que mayoría de todos nosotros, hemos permitido que los políticos gobiernen hoy día a su plena convicción e interés.

Sin rasgarse las vestiduras, lo anteriormente señalado es el resultado de que hoy Guerrero registre la mayor marginación económica de México, derivado no de malos, sino de pésimos gobiernos estatales y municipales, así como de corruptos e impunes poderes legislativo y judicial.

Lo preocupante es que puede seguir más de lo mismo si no actuamos todos con energía y de manera organizada. Me refiero a que el pasado gobierno de Layo Aguirre Rivero ciertamente que elaboró su Plan Estatal de Desarrollo, que no se aplicó porque jamás se elaboraron sus Programas Sectoriales, y por ello todo su gobierno -en todo momento- estuvo colgado de alfileres. ¿Quién lo solapó? Pues La LX Legislatura del H. Congreso de Guerrero. ¿Y preguntémonos dónde están ahora parte de esos Diputados, qué cargos desempeñan actualmente?

¿Qué sucede hoy día en materia de planeación en Guerrero? Pues que ya se dispone del Plan Estatal de Desarrollo 2016 – 2021 (PED 2016 – 2021) elaborado totalmente a modo del grupo político en turno, plagado de errores de ortografía e inconsistencias en el análisis -tipo copy page-, con estadísticas que al menos en turismo muchas son falsas, concluyendo con un Capítulo VII: Objetivos, Estrategias y Líneas de Acción donde -mañosamente- se indica que el mismo fue elaborado por todos los guerrerenses mediante sus propuestas.

Este último capítulo debería ser el de mayor impacto y contundencia en la planeación estratégica, con la realidad de que pudo ser más preciso y propositivo y en su lugar se registran toda una serie de escopetazos -como en el pasado- sin dirección estructural, ni secuencia cronológica.

Es decir, en el Capítulo VII se careció de un pensamiento estratégico que permitiera involucrar la aplicación de juicios experimentados para determinar la dirección futura.

Por ello me parece improcedente que se nos quiera seguir menospreciando intelectualmente, al momento de cacarearnos que la actual Ley de Administración Pública da vida a la Secretaría de Planeación y Desarrollo Regional. ¿Ésta es la nueva Secretaría de Despacho que evitará la improvisación y privilegiará la racionalidad, bajo la responsabilidad de un abogado, que políticamente tiene severos recovecos y que sabe de planeación lo que yo sé de mecánica?

En el apartado turístico se carece de orden en el análisis y propuestas, además de que nunca se hace referencia al instrumento jurídico que hoy contiene las políticas públicas de la actividad turística estatal: la Ley Número 494 de Fomento y Desarrollo Turístico para el Estado y los Municipios de Guerrero. ¿Por qué sucedió esto? Por el simple hecho de que la siguen desconociendo con el interés de seguir improvisando.

En toda esa sarta de cortas y medianas propuestas referentes a objetivos, estrategia y líneas de acción, éstos nunca se cruzan ni se enlazan en la transversalidad del turismo que incide en más de 50 actividades económicas.

¿Imaginemos la estrategia a seguir en el caso de disponer de un pensamiento estratégico?

Vale la pena concluir señalando que el Tanteometro de la SECTUR Guerrero sigue como siempre –desquiciado-, al tener la osadía de señalar en el PED 2016 – 2021 que el turismo aportó en 2013 y 2014, el 74 % y 69.44% del PIB estatal, respectivamente. Cifras totalmente falsas. Sólo habría que corroborarlas en INEGI, así como también confirmar la inconsistencia de que en 2015 se generaría una derrama económica de 42,136 millones de pesos, que si fuera cierto ¿Por qué no se nota el impacto de esa plata en la calidad de vida de los guerrerenses?
A LOS POSTRES…

>>> QUERIDOS LECTORES hoy sólo les tengo un postre. Pedirles respetuosamente que vía Internet o cualquier otro medio, puedan leer el PED 2016 – 2021, y con ello generar opinión hacia una óptima planeación estratégica de Guerrero. Tenemos que salir de la barranca e impulsar -desde la sociedad civil- el desarrollo productivo, eficiente, competitivo e innovador que la burocracia estatal ignora.

Oflomx@hotmail.com @oflobeltran

Previous article

Comentario a Tiempo

About the author

Artículos relacionados

JOIN THE DISCUSSION